Derechos que se deben respetar

A pocos días de las elecciones generales, es importante que los y las postulantes al sillón presidencial evidencien su intención por defender un tema que corresponde a la defensa de la mujer peruana por ley: los derechos
sexuales y reproductivos.

El actual contexto de la pandemia evidenció la necesidad de respetar los derechos sexuales y reproductivos, derechos fundamentales que al ejercerse permiten reforzar el vivir sin violencia, la igualdad, el trabajo y educación. “Es un tema que corresponde a la defensa de la mujer peruana por ley, restando así valor a los problemas salud, de integridad física y de desarrollo personal”, explica Liz Meléndez, directora de Flora Tristán.

En el último año, como consecuencia de la crisis que vive el mundo por la COVID-19, hubo un incremento del embarazo en adolescentes debido a un menor acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, producto de la poca educación sexual integral.

Asimismo, aumentaron los casos de violencia sexual frente al confinamiento y el
distanciamiento social.

“El desconocimiento y ausencia de métodos anticonceptivos genera hechos de violencia contra la mujer, culminando generalmente en maternidades no deseadas o embarazos forzados “A puertas de las elecciones, es una cuestión ética que todos los partidos políticos postulantes incluyan en sus planes de gobierno la violencia basada en género y los derechos sexuales y reproductivos como ejes prioritarios”, vuelve a explicar afirma, Liz Meléndez.

Una persona informada de sus derechos tiene mayores probabilidades de afrontar situaciones de riesgo y no dañar sus proyectos de vida, así como el poder disfrutar del derecho a elegir y cuidarse. En ese sentido, los derechos sexuales es la libertad que se le da a la persona para tomar decisiones en lo cotidiano, sin ser cuestionado por la opción sexual, sin violencia y respetando su dignidad para el disfrute de la sexualidad de forma acordada, segura y placentera con el menor riesgo posible.

“El próximo gobierno desde su eje central, debería comprometer a sus carteras de Salud y de Mujer, a tomar las riendas de la prevención y acción, y no dejar de lado la información de los Derechos Sexuales y Reproductivos. La violencia tiene varias caras y la desinformación de los derechos da pie a su ingreso”, finaliza Liz Meléndez, directora de Flora Tristán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *