Método canguro aumenta las probabilidades de supervivencia en bebés prematuros

Diversos estudios han demostrado que el método canguro no solo reduce la mortalidad neonatal, sino también las complicaciones de salud tanto física como mental, asociadas al bajo peso al nacer de los bebés prematuros, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

El especialista de la Dirección de Intervenciones por Curso de Vida y Cuidado Integral del Minsa, Mario Izquierdo, explicó que esta práctica consiste en sujetar al recién nacido prematuro y pegarlo al cuerpo de la madre o el padre con la ayuda de una faja.

“El recién nacido prematuro o el de peso menor de 2000 gramos alcanza una temperatura adecuada cuando permanece en contacto piel con piel con su madre o padre. Es sumamente grato para los progenitores y tranquilizador para el bebé”, precisó.

Sostuvo que al haber un contacto tan íntimo, mediante este procedimiento se fortalecen los lazos afectivos y se promueve la interacción ya que la madre o el padre se sienten motivados a acariciar al recién nacido y así comienza la estimulación.

El experto destacó que el método canguro ha demostrado que no solo es una alternativa para los países de bajos recursos donde podrían faltar incubadoras o salas de atención neonatal, sino también es una estrategia con múltiples ventajas para el recién nacido, tanto prematuros como nacidos a término.

«Gracias a esta práctica, el bebé puede aumentar de peso más rápido, presentar menos infecciones y por lo tanto, salir del hospital más pronto», añadió.

Izquierdo manifestó que a la hora de poner en marcha esta técnica, se debe informar a la madre o el padre sobre su realización para que pueda proporcionar los cuidados que se requieran. En caso de que estuvieran enfermos los padres, debe haber una previa recuperación antes de llevar a cabo esta práctica.

“Durante la ejecución de este método, el bebé se mantendrá sujeto mediante la faja con la cabeza hacia un lado y el contacto tiene que ser prolongado, con una duración mayor de 2 horas continuas. La madre o padre podrá mantener una posición relajada y alcanzar un sueño tranquilo, mientras el niño permanece en la posición canguro”, detalló.

Izquierdo agregó que el recién nacido prematuro es muy sensible, de manera que el contacto permanente con su madre o padre lo favorece. “Sentirse acogido mediante este procedimiento le permite regular mejor el estrés que genera el conjunto de estímulos externos, como pueden ser las intervenciones médicas por las que tiene que pasar”, especificó el galeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *