Solo alrededor de 3 millones de personas de la PEA en Lima tiene un empleo formal

Lima.-Solo 3 millones 24 mil 300 personas tienen un empleo formal del total de la PEA en Lima (5 millones 221 mil 200 personas), según un último informe elaborado por el INEI (Situación del Mercado Laboral en Lima Metropolitana) en el trimestre móvil diciembre, enero y febrero de este año. Comparado con similar trimestre del año anterior, disminuyó en 2,5% (78 mil 700 personas).

Del total de personas empleadas en el ámbito formal cabe destacar que el 64,9% lo conforman hombres y solo el 35,1% mujeres. Los rubros de servicios representan el 59,1% del trabajo, seguido de 16,4% de jóvenes en el comercio y el resto del 7% de jóvenes en el rubro de la construcción.

Asimismo, según el informe, del número de personas ocupadas con empleo (4 millones 800 mil 300 personas), el 52% tiene entre 25 y 44 años, el 27% tiene 45 años a más y solo el 19% tiene entre 14 y 24 años.

María José Gómez, directora de la Fundación Forge Perú afirma que “Insertar a jóvenes en el mercado laboral formal que están en una situación de exclusión social contribuye a disminuir las cifras de informalidad (78%) en el país y los riesgos que conllevan: delincuencia, violencia social, familiar, interminables círculos de pobreza. Estas impactan tanto en la vida de la ciudadanía peruana como en la de las empresas, generando una cultura de informalidad, donde existe una ausencia de control, corrupción, explotación laboral, privación del desarrollo del capital humano y en consecuencia pobreza, vulneración de los derechos humanos y baja competitividad a nivel del país”.

Si nos referimos al nivel de educación de la población empleada, el 8,6% tiene el nivel primario completo, el 48% terminó la secundaria, el 18% alcanzó el nivel superior no universitario y el 25% culminó su formación a nivel universitario.

Empleo formal y los Beneficios para los jóvenes

El informe también revela que de cada 100 personas que forman parte de la PEA, 92 tienen un empleo y 8 están en busca de trabajo.  De los que tienen un empleo, solo 58 cuentan con uno adecuado y 34 son subempleados. En comparación con el trimestre similar al del año anterior, la tasa de empleo adecuado disminuyó en 1,9 puntos porcentuales.

“Si queremos ser un país que ofrezca oportunidades a la juventud, se hace imprescindible poder ofrecer formación para un empleo de calidad. El impacto de un empleo formal en la vida de las(os) jóvenes es positiva, les permite tener acceso a recursos, a créditos de formación, sistema bancario y vacaciones o CTS  entre otros beneficios sociales. Les otorga la oportunidad para evolucionar y cumplir sus sueños”.

La Fundación FORGE Perú aborda la problemática y las condiciones que la generan y trabaja en la promoción de una cultura de empleo digno que requiere cualidades de parte de los jóvenes y de las empresas. Su programa de “Formación y trabajo” los acompaña en la transición a la adultez de jóvenes íntegros y conectados al mercado laboral.

La especialista menciona también que el país trabaja en evitar riesgos de enfermedades que afecten las oportunidades futuras de adolescentes y jóvenes. Que un joven consiga un empleo formal lo beneficia tanto que puede acceder a un seguro integral de salud, asimismo que la formación lo beneficia con la experiencia.