Se perdieron 86,248 puestos de trabajo en primer semestre del año

Lima.- La prolongada caída de las exportaciones está causando un daño profundo en la economía peruana señaló Eduardo Amorrortu, presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX). En efecto, en la primera mitad del año se ha producido la salida de 2,344 empresas exportadoras y que, en consecuencia, se perdieron 86,248 puestos de trabajo.

Según el gremio exportador, los envíos totales de Perú sumaron US$ 15,735 millones, lo que significó una caída de -15.7% respecto al mismo periodo del 2014. Se señala, además, que a nivel sectorial los despachos tradicionales cayeron -19.2% y los no tradicionales -7.5%.

Durante la conferencia de prensa el presidente de ADEX presentó un estudio reciente de su Centro de Investigación donde se estima la importancia sistémica de las exportaciones sobre la producción y el empleo peruano. Los datos más saltantes son que cada millón de dólares exportados por Perú genera un incremento de US$ 3.3 millones en el valor de la producción total del país.

Se estimó que la pérdida de empleo se debe a la contracción de las exportaciones en el primer semestre del año. En ese sentido, Eduardo Amorrortu manifestó que los rubros de prendas de vestir y textil, en conjunto, sumaron más pérdidas de empleo (38,757).

“Ambos subsectores acumulan una caída de -27% en sus exportaciones, lo cual es muy grave. Están exportando menos porque han perdido competitividad frente al producto asiático”, refirió.

También, mostró su preocupación por la caída del sector agro tradicional que lleva tres meses consecutivos de caída (abril -3.8%, mayo -3.2%, junio -3.1%) y que, sin duda, enfrentará un futuro complicado por El Niño en lo que, como se sabe, las medidas para mitigar este problema están muy demoradas.

Drawback es el salvavidas

El presidente de ADEX sostuvo que el gobierno debe combinar medidas de urgencia para detener la caída de las exportaciones, medidas de reactivación para generar condiciones de eficiencia que permitan recuperar los niveles de exportación previas a la crisis y medidas estructurales de largo plazo para lograr un crecimiento sostenido en el futuro.

En ese contexto, el líder gremial aclaró que el drawback no es la solución de la crisis exportadora, pero sí el salvavidas que necesitan las empresas para detener la pérdida de capacidad exportadora. “Rescatar a una empresa exportadora es salvar a las empresas vinculadas, preservar los empleos y evitar la pérdida de capacidad del sector puesto que toma mucho tiempo recuperar esta capacidad”, destacó.

Eduardo Amorrortu mencionó que para el sector las políticas de reactivación deben estar orientadas a ganar más eficiencia económica, reducir la informalidad y promover la inversión y exportaciones dentro de una estrategia de diversificación. Refirió que el gobierno debe de tomar medidas concretas, decisiones precisas e inmediatas para contrarrestar la crisis,  enfrentando, de una vez por todas, la reforma de segunda generación, así como las reformas laborales y tributarias necesarias y ya conocidas de manera inmediata.