Rompiendo mitos sobre los anticonceptivos

Lima. – A finales del mes de septiembre se celebró el Día Mundial para la Prevención del Embarazo No Planificado. Sobre esto, el INEI brindó una cifra alentadora en su último estudio, revelando que seis de cada diez adolescentes ya usan anticonceptivos.

Entre las razones que dan los adolescentes para no protegerse suelen estar diversos mitos generados por el desconocimiento y por el poco interés de informarse. Por ello, y con el deseo de que cada vez menos adolescentes vean frenados sus anhelos de desarrollo personal, la Doctora María Benilde Corser, Directora Médica de Bayer menciona cinco mitos frecuentes sobre los anticonceptivos y brinda información para aclararlos:

1. Los anticonceptivos orales engordan: Por ser un tratamiento hormonal, inicialmente puede generar retención de líquidos en algunas mujeres, generando esto un aumentando el peso. Sin embargo, está información suele ser exagerada, pues el peso ganado normalmente no supera el kilo. Además, esto suele depender del organismo de cada mujer, por lo que puede no presenten este incremento.

2. “A mí no me va a pasar”: Las adolescentes suelen pensar que es difícil salir embarazada durante sus primeras relaciones sexuales. Esto se debe a que los jóvenes carecen de información sobre cómo ocurre la reproducción en el ser humano. Es importante informar que una mujer puede quedar embarazada desde su primera menstruación y es vital protegerse desde el primer encuentro sexual.

3. El uso prolongado de anticonceptivos orales produce esterilidad: Algunos adolescentes creen que el uso de anticonceptivos va a afectar el funcionamiento natural de su cuerpo. Sin embargo, está comprobado que una mujer que deja de usar anticonceptivos, a pesar de haberlos usado por un largo período, puede quedar embarazada casi inmediatamente luego de abandonar esta rutina. Cabe resaltar que cada cuerpo es diferente y puede tomar más tiempo, pero la infertilidad no es una consecuencia de la anticoncepción.

4. Los métodos anticonceptivos son abortivos: Los métodos anticonceptivos actúan para evitar la fertilización, evitando la ovulación, este método se encuentra orientado a actuar antes de que ocurra la fertilización, es decir antes de la unión del óvulo y el espermatozoide.

5. Los métodos de larga duración son riesgosos: La probabilidad de evitar un embarazo usando un método de larga duración es mayor al 99%, y esta eficacia se mantiene a través del tiempo. Además, estos métodos tienen el beneficio de adecuarse a la rutina de aquellas mujeres con un estilo de vida más activo, pues elimina la obligación diaria de recordar la toma de pastillas.

En la actualidad, existen tres métodos anticonceptivos de larga duración: los DIU, SIU y el implante. Entre los beneficios que presentan los métodos de larga duración (SIU- sistema intra uterino) está su rango de acción, pues al ser solo en el área del útero, desaparecen los miedos de perder eficacia si se están tomando medicaciones, como es en el caso de los anticonceptivos orales. Además, pueden ser usados por mujeres que aún no han sido madres sin tener algún riesgo.

Finalmente, la Directora Médica de Bayer recomienda que la comunicación sea un elemento clave para que los padres puedan informar a sus hijos adolescentes sobre los riesgos de los embarazos no deseados, así como ayudarlos a eliminar los mitos alrededor de la anticoncepción que limitan su uso.

 

A %d blogueros les gusta esto: