Presidente Humala: «Logramos la Pacificación del Alto Huallaga, hoy debemos fortalecer las actividades productivas»

«Estamos construyendo un nuevo país, un país más inclusivo», afirmó esta tarde el Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, al inaugurar el Puente Crisnejas, en el distrito de Uchiza, provincia de Tocache, región San Martín.

Esta obra de una longitud de 50 metros tuvo una inversión de S/ 6,222,456.34 y beneficiará a 72,346 habitantes de la zona. En tanto, en la región San Martin se construirán 25 puentes, que demandarán una inversión total de S/. 100.338 millones de nuevos soles.

El mandatario explicó que este corredor permite llegar hasta El Santa en Chimbote, mientras que los de Tingo María, Monzón, nos permiten ir hacia Jircan y Casma. «Eso es desarrollo. Esa es una muestra de mi amor por el Alto Huallaga».

Por eso, indicó, hemos comprometido más de 4100 millones de soles en la región San Martín para obras de inversión, las cuales se están materializando, y una cantidad casi similar se está invirtiendo en Huánuco, porque creemos que esta es la oportunidad de desarrollo del Alto Huallaga.

«Otra muestra son los programas sociales. Este gobierno a nivel nacional ha creado una política social, hoy día me siento orgulloso de programas como Qali Warma, Beca 18, Pensión 65, los Tambos y tantos otros que hemos creado y que llega a la gente», enfatizó.

Asimismo, el mandatario recordó que parte de su vida está en el Alto Huallaga y resaltó que por eso su preocupación ha sido no solamente la pacificación, sino también darle oportunidades productivas a través de infraestructura y de una serie de programas del Estado.

«Hoy día el Alto Huallaga es una zona productora de café, cacao, arroz y tantos otros productos; ya están proliferando las cooperativas, las asociaciones de productores, hoy día el Alto Huallaga tiene mejor infraestructura que antes, está siendo invadida por la red dorsal de fibra óptica, y la producción del Alto Huallaga cada día es más importante», recalcó.

En seguida, remarcó que «en este compromiso que juré por ustedes no he desmayado ni he mezquinado mi tiempo que pude haberlo dedicado a mi familia, para dedicarlo a la gran familia peruana».

Por eso, señaló que al Estado le puso botas, ropa de campaña y lo llevó a trepar cerros y valles, a fin de tener sensibilidad y reforzar el sueño de las viejas familias que soñaron en construir un desarrollo. «No quiero que la pobreza sea heredada de padres a hijos, tenemos que romper esto», concluyó.