Niñera golpeaba, ahogaba y hacía tragar su propio vómito a bebés en su guardería: «Yo era Satanás aquí»

Lima.- Una joven gerenta de una guardería en Israel fue detenida debido a toda una serie de abusos y vejaciones provocados a casi una docena de niños pequeños y bebés que estaban a su cargo.

Carmel Mauda, ​​de 25 años, quien dirigía el centro Baby Love en Rosh Ha’ayin, fue acusada de violencia sistemática contra 11 niños, de tres meses a tres años, entre el 27 de mayo y el 16 de junio.

De acuerdo con la hoja de cargos, Mauda «en numerosas ocasiones» atacaba a los niños «por horas», los cubría con mantas y se sentaba sobre ellos para evitar que se movieran, levantaba a los niños pequeños por los brazos y los tiraba al suelo o sacudía a los bebés. También obligaba a los niños a pararse con la frente pegada a la pared durante horas. 

Golpeaba a los niños pequeños con pañales o los abofeteaba e incluso «en uno de los casos, el menor se vio obligado a comer el contenido de un plato en el que había vomitado», detalla la acusación. 

Todos estos hechos fueron captados por las cámaras de seguridad de la guardería, que finalmente fueron publicadas al público, generando una ola de protestas en el país, informa The Times of Israel.

Las imágenes de los abusos fueron tan gráficas que las protestas llegaron a las afueras de la vivienda de Mauda, la que posteriormente fue incendiada por un adolescente que ya fue detenido. Según los medios locales, el sospechoso está relacionado con los padres de un niño que había asistido previamente a la guardería.

Al ser arrestada, Mauda primero negó todas las acusaciones en su contra. Sin embargo, luego de presentarle las evidencias en video, confesó los hechos y dijo a los investigadores: «Soy un monstruo» y «Yo era Satanás aquí».

Las imágenes gráficas de la cámara de seguridad mostraron a Mauda atando a los niños, alimentándolos a la fuerza, usando mantas para sofocar a los niños pequeños que no se dormían y abusando físicamente de ellos.

El caso surgió después de que Mauda contrató y despidió a ocho empleados diferentes para trabajar en su guardería durante el año pasado, el último de los cuales alertó a las autoridades sobre el abuso.

Una asistente no identificada también fue arrestada bajo sospecha de que ella había presenciado el abuso y también puede haber recurrido a la violencia.