Mistura 2017 se muda al Rímac

Lima.- Mistura es un viaje a través de nuestra historia culinaria en donde se mezclan todas las sangres. Como ya es sabido, este año la feria se muda al distrito del Rímac. Su origen prehispánico, la posterior presencia de los españoles y la importante población afro asentada en el clásico barrio de Malambo, sumado a la presencia de migrantes venidos de varias regiones del Perú, le dan al Rímac la relevancia necesaria para ser considerado la cuna de nuestro sabor y tradición.

El Rímac está lleno de historia y alberga en sus calles el 40% del patrimonio cultural de Lima. Sus antiguas construcciones guardan secretos y anécdotas de personajes que forjaron nuestra historia y cultura. Quienes asistan a Mistura podrán conocer el Convento de Los Descalzos lugar que albergó a San Francisco Solano y que fue elegido por Miguel Grau para confesarse y orar antes de partir al Combate de Angamos. Tampoco pueden dejar de visitar el Paseo de Aguas, que habría sido el romántico regalo de un virrey enamorado. Llenas de arte y espiritualidad, esperan a ser descubiertas por nuevos visitantes las Iglesias de San Lázaro, Santa Liberata, Nuestra Señora del Patrocinio o Nuestra Señora del Rosario, la iglesia más pequeña del mundo. También podemos encontrar mágicos lugares como la Alameda de los Descalzos, el Mirador de Ingunza, la plaza de Acho y la Quinta de Presa.

La tradición siempre estuvo presente por estos lugares. En el Rímac se desarrolló la recordada fiesta de Amancaes, en donde cada año se producía una masiva afluencia de todos los sectores sociales para festejar en común. Se alternaba la comida y bebida con concursos de música, canto y baile y se contaba con la presencia de los más famosos artistas venidos de las diversas regiones del Perú. Era una fiesta de todas las sangres del país; podríamos decir un anticipo de Mistura.

Aunque tiene un origen milenario, recién el 02 de febrero de 1920 fue reconocido como distrito, durante el gobierno del presidente Augusto B. Leguía. En 2015 fue incluida en el selecto grupo de ciudades que forman parte de Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). En la actualidad se viene haciendo una importante inversión para recuperar sus espacios y darles la visibilidad que merecen.

Los que tuvieron el placer de disfrutar de la Lima antigua podrán revivir en esta décima edición de Mistura las intensas jaranas en aquellas interminables noches de peñas “bajopontinas”. La feria gastronómica más importante de Latinoamérica promete ser un recuento de historia, ritmo y tradición.

A %d blogueros les gusta esto: