MINJUSDH fortalece búsqueda de personas desaparecidas entre 1980 y 2000 en la región Junín

Lima.- La Oficina Regional de Junín de la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas (DGBPD) del MINJUSDH inició actividades para la búsqueda humanitaria de las personas que desaparecieron en esta zona del país durante el periodo de violencia de 1980 al 2000 y cuyo paradero aún es desconocido por sus familiares.

El equipo de la DGBPD se trasladó al distrito de Río negro, en la provincia de Satipo, una de las zonas más golpeadas en la región en el periodo de violencia, donde se instaló una Mesa Técnica de Acompañamiento Psicosocial con la finalidad de unir esfuerzos con diferentes instituciones para fortalecer la búsqueda.

En el acto participaron la alcaldesa de Río Negro, además de la jueza de Paz y representantes de la Fiscalía, de la Microred de Salud, programas sociales y otras autoridades locales. Todos asumieron el compromiso con los familiares de las personas desaparecidas.

Asimismo, en el centro poblado Río Chari Alto, la DGBPD lideró la instalación de una Mesa Técnica de Acompañamiento Psicosocial con la participación del alcalde, el presidente de la comunidad, el vicepresidente de las rondas campesinas, el teniente gobernador y el director del colegio Coronel Francisco Bolognesi.

En este centro poblado, además, se realizó una reunión informativa con los familiares y pobladores en la que se explicó los principales aspectos de la búsqueda humanitaria y lastres etapas del proceso: investigación humanitaria, intervención conjunta y cierre.

Con el esfuerzo de la DGBPD y la articulación con instituciones y organizaciones locales, los familiares de las personas desaparecidas podrán procesar el duelo de no conocer hasta la fecha el paradero de sus seres queridos y, en los casos en que sea posible la recuperación de los restos óseos, darles un entierro digno.

Junín es el segundo departamento que registra el mayor número de personas desaparecidas durante el periodo de violencia 1980 – 2000. Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y Sitios de Entierro (RENADE), existen más de 2,900 personas cuyo paradero es desconocido en esta región.