Mejora de la competitividad requiere de compromiso político firme del próximo presidente

Lima.- En los últimos cinco años el Perú retrocedió en el ranking de competitividad global del Word Economic Forum (WEF), es decir, hubo países que hicieron las cosas mejor que el nuestro. Por ello, la Asociación de Exportadores (ADEX) planteó la necesidad de que sea el propio presidente de la República quien lidere el plan de mejora de este indicador que es clave para el desarrollo.

En el año 2012, Perú ocupó el puesto 61 de los 140 países que mide el WEF, sin embargo actualmente el país bajó a la posición 69, lo que quiere decir que hay 68 países que han logrado mejores resultados y aptitud para competir y por lo tanto poseen serias ventajas sobre nosotros cuando debemos desenvolvernos en diversos aspectos en los que tenemos que relacionarnos en este mundo cada día mas globalizado y competitivo.

En el caso de las exportaciones como porcentaje del PBI, estamos en el puesto 120, lo que significa que solo somos más competitivos que 20 países, mientras que 119 han tenido más éxito que nosotros en el aprovechamiento del mercado internacional.

“La mejora de la competitividad requiere de un compromiso político serio y franco con el país, y debe institucionalizarse mediante indicadores, metas y responsabilidades. El presidente de la República debería ser el primer y máximo responsable de un sistema de mejora continua de la competitividad”, afirmó el presidente de ADEX, Eduardo Amorrortu.

Camino a seguir
El presidente de ADEX consideró que la única forma de mejorar la competitividad en el país es teniendo parámetros de compromiso para medir la productividad de todas las entidades públicas, los cuales deben ser asignados a responsables de todos los sectores correspondientes, de tal forma que exista una autoridad con nombre propio que responda por los avances o retrocesos en los aspectos de competitividad de su ámbito.

Por ello, Amorrortu propuso que el compromiso de la mejora de la competitividad debe considerarse en el Plan Nacional de la Competitividad, bajo responsabilidad y liderazgo del presidente del Consejo de Ministros, con reportes periódicos al presidente de la República y con metas asignadas a cada ministro.

Para ADEX, hacia el 2021, año del bicentenario, los candidatos a la presidencia deben ofrecer indicadores mínimos de nivel de responsabilidad por sectores. Por ejemplo, que el ministro de Trasportes y Comunicaciones asumirá la responsabilidad de que el país mejore el pésimo indicador en infraestructura que nos ubica en la posición 88 del ranking del WEF a un puesto no menor al 50.

Igualmente en calidad educativa tenemos que salir de la inaceptable posición 136 a un lugar no menor a 50. Para salud lograr posiciones no menores a 45, lo mismo que para burocracia, corrupción y seguridad.

“Es indispensable que el nuevo Presidente y sus ministros ofrezcan compromisos medibles y que conlleven igualmente el compromiso de renuncia de los que no cumplan con los niveles mínimos de compromiso ofrecidos”, planteó Amorrortu.

A %d blogueros les gusta esto: