Más de 500 familias se preparan para enfrentar al fenómeno de el niño costero en Piura y Lambayeque

Los peruanos estamos expuestos a fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y huaicos, y muchas veces no tenemos las habilidades y recursos para resistir y recuperarnos rápidamente de sus efectos.

Un ejemplo de ello ocurrió en el 2017, a raíz del Fenómeno de El Niño Costero (FENC), en el que más de un millón 600 mil personas, en 14 regiones del Perú, fueron afectadas, de las cuales, Piura y Lambayeque sufrieron el mayor impacto.

Ante esta realidad, Cáritas del Perú junto a las Cáritas Diocesanas de Chiclayo y Chulucanas decidieron llevar adelante el proyecto“Fortalecimiento de la prevención de desastres humanitarios en las provincias de Morropón y Lambayeque/Perú 2018-2020”, con el apoyo de Cáritas Alemania, para fortalecer las capacidades locales, institucionales y de la Red Cáritas en la reducción de vulnerabilidades, potenciando la resiliencia frente a situaciones de desastre ocasionados por las inundaciones.

En este proyecto participan 06 comunidades priorizadas, que se vieron seriamente afectadas por el FENC 2017, perdiendo sus viviendas y cultivos. Estas son: Señor de Lúren, Las Juntas y Santa Isabel, en el distrito de Pacora (Provincia Lambayeque); Villa Batanes, Charanal Alto y Quebrada de las Damas, en los distritos de Chulucanas y Morrropón (Provincia Morropón).

El proyecto busca que, comunidades e instituciones, a lo largo de la Sub cuenca del río Charanal  y la Cuenca del río La Leche, en las provincias de Morropón y Lambayeque respectivamente, así como también de la red de Cáritas del Perú, a través del fortalecimiento de sus capacidades, interconexión y transmisión de informaciones, estén mejor preparados ante desastres.  Conlleva a brindar las herramientas y mecanismos de prevención de riesgos de desastres a 540 familias, de estas 06 comunidades, para que no vuelven a ser damnificados.

“…La concepción del proyecto se basa en que las comunidades priorizadas, a través de sensibilizaciones y capacitaciones a líderes comunitarios y población, se vean fortalecidas en sus conocimientos de prevención de riesgos de desastres, y articulen e interactúen con sus gobiernos locales a fin de lograr mejoras en sus comunicaciones, sistemas, procedimientos y metodologías, de atención en prevención de riesgos, desde y hacia las comunidades.

Por otro lado, se han seleccionado a 100 representantes de las comunidades priorizadas, los que participan, los cuales vienen siendo capacitados, entrenados y equipados para formar brigadas comunitarias de reducción de riesgos. Además, contamos con un grupo de personas, entre voluntarios y personal técnico de las Cáritas Diocesanas, para la gestión de las actividades.

Dentro de las comunidades seleccionadas se encuentran niños, mujeres, madres solteras, adultos mayores y personas con discapacidad que son los más vulnerables frente a una emergencia, por ello debemos fortalecer sus capacidades para que sepan cómo estar prevenidos y actuar, en caso de una emergencia, a través de planes comunitarios locales de Gestión de Riesgos de Desastres”,  explicó el Ing. Raúl Meléndez, coordinador del proyecto.

El proyecto inició en  octubre 2018 y culminará en setiembre 2020. En la actualidad se vienen desarrollando talleres de sensibilización, a autoridades locales y comunidad; elaborando 03 microproyectos de infraestructura para prevención y mitigación de riesgos de desastres, en cada provincia; formación y capacitación de Brigadas comunitarias, en cada comunidad priorizada.