Madres solteras y divorciadas dinamizan crecimiento del sector inmobiliario

Lima.- En los últimos 5 años la demanda de compra y alquiler de inmuebles en Lima tiene como clientes claves a muchas madres solteras y divorciadas, que buscan empezar una nueva vida con uno o varios hijos, sin descuidar un solo instante cada detalle para velar por la seguridad y felicidad de sus niños.

Según la agente inmobiliaria Connie Villanueva, desde hace 4 años, el 50% de sus clientes está representado por madres solteras y divorciadas, cuando hace 7 años el panorama era totalmente distinto. “Ahora tengo muchas clientas que se encuentran dentro de este perfil y que ansían empezar una nueva vida en un lugar que cumpla con todas sus expectativas, lo que significa, sobre todo, velar por el bienestar de sus hijos”, asegura.

Una constante en este perfil de clientas, es que la mayoría de ellas ya llega donde el agente habiendo revisado la oferta por Internet en portales como el de Adondevivir.com, que aloja avisos de este tipo de inmuebles, que oscilan entre los 100m2 a los 200m2, cuyas búsquedas se han incrementado aproximadamente en un 22% en los últimos 5 años.

Los hijos de las madres divorciadas tienen la última palabra sobre la elección del inmueble

En el caso de las mujeres divorciadas con niños desde los 6 años, está es una premisa que siempre se cumple. “Ellas quieren cuidar cada detalle para que sus hijos, que ya están experimentando el dolor de separarse de sus papás, se sientan sumamente cómodos y tranquilos en su nueva casa”, señala Villanueva.

Por eso no escatiman esfuerzos en buscar un nuevo departamento con ambientes que contribuyan a generar tranquilidad, como inmuebles que estén frente a un parque y que tengan espacios multifuncionales como una sala de estar, que a su vez puede convertirse en sala de juegos y/o una terraza. Se trata, además, de departamentos que oscilan entre los 100 a 200m2, que por su tamaño pueden ofrecer comodidad a 2 o 3 hijos.

Para Connie Villanueva, algo curioso de este perfil de clientas, es que los hijos menores y adolescentes son quienes acompañan a sus mamás a las citas, y quienes influencian en la toma de decisión final, entre las opciones que se estén analizando.

¿Qué otros requisitos suman en esta decisión? La mayoría de madres divorciadas que han vendido, junto a su esposo, la casa donde vivían, buscan comprar un inmueble muy cerca al de sus padres y al trabajo, con el fin de que sus hijos puedan contar con la atención de sus abuelos. Ello, debido a que trabajan y por eso no pueden dedicarle el 100% de su tiempo a su crianza.

Otro requisito importante pero no indispensable, es la cercanía que pueda haber con el colegio, que no siempre se cumple ya que priorizan lo primero (padres y trabajo). Por otro lado, el papá, en la mayoría de los casos, se muda cerca a la opción elegida, facilitando el mayor contacto con sus hijos.

Madres solteras suelen alquilar algo más chico hasta definir bien su futuro

Las mamás solteras bordean los 30 años a más y, por lo general, alquilan y no compran. En este grupo de casos se encuentran, sobre todo, las madres con 1 sólo niño que, la mayoría de las veces, prefiere alquilar algo más chico, de 100 a 120m2, con 2 cuartos, porque todavía quieren tomarse un tiempo para replantear su futuro.

Hay casos también en que alquilan un departamento con 3 dormitorios, porque necesitan un ambiente más, como una sala de estar o escritorio para trabajar desde casa. En mucho menor proporción (3 a 1) se encuentran las mamás solteras que deciden comprar.