Lula da Silva habría pedido eliminar todo rastro de soborno

La situación legal del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula de Silva, se vuelve a ver comprometida con el testimonio que ofreció el exdirector de Petrobras, Renato Duque, al juez del Caso Lava Jato, Sergio Moro.

Según información que reporta el medio brasileño “Veja”, Duque confesó que en el marco de las pesquisas por el mayor escándalo de corrupción se reunió en secreto con el líder del Partido de los Trabajadores (PT) en un hangar del aeropuerto de Congonhas.

Bajo estas circunstancias, asegura que Lula le ordenó cerrar las cuentas del exterior donde se depositaron sobornos a funcionarios del Estado por la adjudicación de obras públicas. Acotó que el mandato fue eliminar los rastros de pagos ilegales que lleven a autoridades.

En otro momento reveló que la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, le había pasado información a su antecesor en el cargo de que directores de Petrobras pagaron grandes sumas a proveedores del Estado, tales como la SBM multinacional.

Duque aseguró que Lula “sabía todo lo que estaba pasando en la petrolera”. Corroboró lo que otros investigados manifestaron en relación a que el líder del PT supervisaba personalmente los contratos que establecía la entidad, comprometida con el mayor caso de lavado de activos de la región.

Según “Veja”, el exmandatario fue llamado por los apodos “Nine” y “Jefe” en la red que se montó desde el Gobierno para dirigir los grandes proyectos que licitaban. En el testimonio del exdirector de Petrobras también mencionan al exministro Antonio Palocci como un hombre clave en las negociaciones de los contratos.
Síguenos en Facebook