Lima departamental muestra mayores avances en la reducción de brecha de género

Lima.– De acuerdo al reciente análisis del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) sobre la evolución de la brecha de géneros por departamentos, Lima es la que muestra mayores avances al mejorar seis de los siete criterios (subpilares) considerados en la evaluación retrocediendo solo en uno referido al acceso a la educación secundaria.

Este avance también fue favorable para los departamentos de Amazonas, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Ica y Junín los que han logrado mejoras en cinco subpilares.
«La equidad de género debe ser consecuencia de la igualdad de oportunidades para todos antes que el resultado del cumplimiento de reglamentaciones que exigen alcanzar cuotas mínimas de participación de un determinado género, tal como sucede en algunos países de la región. A su vez, desde el sector público y privado, se debe combatir todo tipo de discriminación de género en todos los departamentos del Perú», enfatizó César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP de la CCL.

El IEDEP realizó este análisis en base a la metodología del Global Gender Gap Index (GGCI) del Foro Económico Mundial considerando solo los tres primeros pilares y siete subpilares de acuerdo con los datos disponibles del INEI entre los años 2006 y 2013.

El primer pilar toma en cuenta el ingreso laboral y la tasa de ocupación de cada género en relación con su respectiva PEA. El segundo pilar se refiere al acceso en los tres niveles de educación mientras que el tercer pilar es sobre la proporción de nacidos y la esperanza de vida con datos proyectados a 2013.

RETROCESO EN LA BRECHA DE GÉNERO

Asimismo, el IEDEP ha detectado que existen departamentos con serios retrocesos en la brecha de género como son los casos de Madre de Dios, Apurímac y Huancavelica. «En los últimos 8 años Madre de Dios ha mostrado un mayor incremento en la brecha de género con el retroceso de seis de los siete subpilares evaluados; siendo la única mejora en educación primaria porque la proporción de mujeres con educación primaria respecto de los hombres se incrementó en el periodo de análisis», señaló Peñaranda.

En tanto, Apurímac y Huancavelica, retrocedieron en cinco subpilares relacionados al primer pilar de participación económica – oportunidad, y al tercer pilar de salud – supervivencia. Las únicas mejoras se encuentran en el pilar de logro educativo que para el caso Apurímac, consiguió un mayor acceso a la educación secundaria y terciaria, mientras que Huancavelica tuvo avances en el acceso a educación primaria y secundaria.

ANÁLISIS POR PILARES Y SUBPILARES

El IEDEP también ha analizado e identificado los departamentos que más avanzaron en cada uno de los criterios evaluados. En términos de brecha en ingreso laboral resaltan los avances de Ica, Tumbes y Tacna. En el caso puntual de Ica, entre 2006 y 2013, el ingreso de una mujer pasó del 43,2% al 64% del ingreso de un hombre.
Sin embargo en 14 departamentos esta brecha salarial se incrementó, sobre todo en Puno, Apurímac y Huancavelica. En este último departamento, la participación del ingreso de una mujer respecto de un hombre disminuyó de un 92% a un 58% entre los mismos años.

Para el periodo de estudio, la brecha de participación entre mujer y hombre ocupados respecto de su PEA ha tenido cambios marginales. Los mayores avances se han producido en Pasco, Lima y Cusco.

«A pesar de la expansión económica, la brecha en este criterio se incrementó en 14 departamentos, sobre todo en Loreto, La Libertad y Tumbes. En este último se observa que en 2006 la proporción de hombres y mujeres expresada como porcentaje de su PEA era la misma (96,7%). Para 2013, la proporción de hombres se mantuvo en 96,6% mientras que la de mujeres se redujo a 91,2%», precisó.

El análisis también muestra que en todos los departamentos la proporción de mujeres con solo educación primaria supera a la de hombres; es decir, no hay brecha de género en este nivel de educación. Para el IEDEP una reducción de estos indicadores es saludable porque demostraría que un menor porcentaje de la población solo tiene educación primaria. «En cambio, en educación secundaria la proporción de hombres supera a la de mujeres en todos los departamentos, incrementándose la brecha en doce departamentos, entre ellos Lima, La Libertad y Lambayeque», manifestó.

En educación terciaria o superior destacan los avances de Piura, La Libertad y Huánuco. Entre 2006 y 2013, en Piura la población masculina con educación superior pasó de 11,3% a 12,6% del total, mientras que la población femenina se incrementó de 8,5% a 13,7%, con lo cual dicha brecha desapareció. Por otro lado, en Pasco, San Martín, Lambayeque y Madre de Dios, la brecha de género en educación secundaria y terciaria se incrementó entre 2006 y 2013.