Ley Marco del Cambio Climático: cómo afecta a la empresa

Lima.- Recientemente el gobierno del presidente Vizcarra promulgó la ley 30754, “Ley Marco del Cambio Climático” como un paso más hacia el compromiso adquirido el 2015 en el Acuerdo de París, donde Perú accedió a reducir un 30% su huella de carbón para el 2030. ¿Pero qué representa para el Perú esta decisión?

Para Alan Cooper; CEO de ON Energy Storage -empresa de soluciones tecnológicas limpias (clean technology)-  y Economista con especialidad en Energia y Medio Ambiente de la Universidad de Toronto en Canadá; esta ley esencialmente establece un marco político para la aprobación y gestión de los proyectos públicos a futuro. “Bajo este nuevo marco el cambio climático asume ahora un rol prioritario en todas las gestiones públicas y, con él, el Ministerio de Ambiente, el cual servirá ahora como articulador para asegurar que los proyectos del Estado no tengan conflicto con estos objetivos de cambio climático acordados”, señala.

Según Cooper el mensaje que envía la gestión Vizcarra es muy poderoso. “Teniendo en cuenta que esta sería, según el gobierno, la primera ley en su tipo a nivel mundial; el Perú marca con ella una pauta a nivel internacional; un mensaje que llega también al sector el empresarial, de que nuestro país es sensible al cambio climático y que por lo tanto debe ser un factor a considerar en toda decisión comercial o de consumo”, asegura el CEO.

¿Qué deben tener en cuenta las empresas para prepararse al cambio?

1. Saber que hoy en día existen tecnologías que no solo pueden reducir su huella de carbón, sino también pueden ahorrarles mucho dinero, generando excelentes retornos sobre la inversión.

  • a. Solar para comercio e industria que pueden competir de forma directa con energía de centrales térmicas y tener un impacto mucho menor sobre el medio ambiente.
  • b. Tecnologías de gestión energética que te dejan saber exactamente a donde se está consumiendo su energía para poder actuar, y
  • c. Baterías para industria y minería que ya se están comercializando en el Perú y que pueden desplazar energía limpia a momentos de máximo consumo, en especial cuando viene de las fuentes más contaminantes. Esto además puede generar ahorros financieros importantísimos de entre 10% y 50%.

2. Al tratarse de una prioridad política que podría también llegar a sensibilizar a los consumidores y comenzar a exigir productos y servicios producidos de forma sustentable. Ante ello, las empresas deberían empezar a considerar estos objetivos políticos, en materia ambiental, al armar sus planes estratégicos.

3. Detrás de cada gran reto existe una gran oportunidad. El consumidor privado. Ante ese panorama, Perú puede convertirse en un hub para negocios sustentables como energías renovables, clean-techs y reforestación. Todos ellos serán parte integral de la transición peruana hacia una economía de bajo uso de carbón.

A %d blogueros les gusta esto: