La importancia de las suelas y plantillas para la calidad de los calzados y la salud de los consumidores

Lima.- Al momento de escoger un calzado, la mayoría de los consumidores toma en cuenta factores como la belleza y la sensación de comodidad cuando se utiliza el calzado. Sin embargo, existen otros componentes fundamentales que se deben evaluar en ese momento, como lo son la suela y la plantilla, para garantizar la calidad e incluso cuidar la salud de quien los usa.

Los especialistas de este segmento afirman que la plantilla es la parte más importante, pues es nada más y nada menos que la interfaz entre los pies y el calzado. La plantilla debe ser ligera, blanda, capaz de absorber la humedad y evitar la proliferación de hongos y bacterias, además de distribuir la presión plantar para ofrecer comodidad. La suela, por su parte, debe garantizar la capacidad de absorción del impacto durante la pisada y evitar resbalones.

El ingeniero químico Rudnei Assis, especialista en el mercado de calzados para BASF Suramérica, explica que, para que puedan cumplir con su función, es necesario fabricar las plantillas con materiales que ofrezcan todos estos beneficios. “Además del material correcto, el consumidor debe comprar un calzado que satisfaga adecuadamente otras necesidades, como amortiguación de alto desempeño para la práctica de ejercicios físicos y comodidad en los zapatos de vestir. También es necesario prestar atención al material más adecuado según el tipo de pisada, pues algunas personas suelen pisar hacia fuera, mientras que otras lo hacen hacia dentro. Son pocas las personas que tienen una pisada neutra y que no tienen por qué tener en cuenta este asunto”, comenta Rudnei.

Los materiales más comunes en la producción de las plantillas son PU, EVA, Biolatex y Gel. Para las suelas, la industria utiliza generalmente PU, TPU, EVA, PVC, TR, caucho natural y cuero. El problema de la industria es que no todos los calzados se fabrican con los materiales recomendados y esto puede ocasionar problemas de salud a los consumidores. Los pies son responsables de soportar toda nuestra estructura esquelética y, por ende, es necesario que los zapatos deportivos o de vestir tengan un buen sistema de amortiguación para aguantar nuestro peso. De lo contrario, es probable que surjan lesiones en la columna, rodillas y talones, además de otros tipos de dolores.

En la actualidad, el material más utilizado en plantillas es el EVA, pero con un espesor muy delgado, que le cuesta mucho menos al fabricante pero que ofrece una calidad inferior a la que los pies necesitan. “Este tipo de material no tiene una eficiencia tan alta como la del PU, por ejemplo, el PU tiene la capacidad de regenerarse más rápidamente después de un día entero de uso”, explica el especialista.

Para ayudar a la industria del calzado en la fabricación de productos con calidad, BASF desarrolló la línea Elastopan®, un poliuretano dirigido a la producción exclusiva de plantillas para calzado casual, deportivo y de seguridad. Por lo general, este sistema evita la transpiración de los pies y ofrece flexibilidad y comodidad.