La falta de rendición de cuentas/responsabilidad: El enemigo interior

Lima.- Año tras año, la rendición de cuentas encabeza las listas de temas que los ejecutivos dicen querer mejorar. Sobre la base de cientos de compromisos y los datos que he recogido durante un período de 5 años a partir de más de 3.200 directores generales y sus principales ejecutivos de todo el mundo, la falta de rendición de cuentas es la mayor amenaza para el logro de niveles consistentes de alto rendimiento

Los hechos son claros: la mayoría de las organizaciones no son tan eficaces como podrían ser al hacer las cosas. La falta de rendición de cuentas es una gran razón, por qué? a menudo es la razón del por qué.

Somos nuestro peor enemigo

Como líderes, toleramos en comportamiento que entendemos. Cuando se trata de responsabilizar a las personas, a menudo somos nuestro peor enemigo. En lugar de practicar la rendición de cuentas, practicamos la evasión que fue exactamente mi caso. En el camino, aprendí 3 lecciones valiosas:

1. Las expectativas deben ser claramente establecidas
No asumas que todos en tu equipo tienen la misma definición de éxito. El no establecer expectativas claras significa que la evaluación del desempeño es subjetiva. Cuando su propósito, expectativas y las recompensas o reconocimientos son muy claros, los empleados abrazan la rendición de cuentas como una forma de llegar a ser aún más exitoso.
Lo contrario también es cierto: si no está claro sobre todo – la visión, los valores, los objetivos, la estrategia, las recompensas, y, sí, las sanciones – la probabilidad de lograr su visión es muy débil.

2. Las malas noticias no mejora con el tiempo
Evitar problemas de rendimiento en el desempeño esperado y pensar que mejorará con el tiempo; es una ilusión. Cuando ves un problema, lo mejor es tomar acción de inmediato. El no hablar con franqueza con el colaborador acerca de su desempeño; significa que nada cambiará.

3. No es personal

Sí, estás hablando con un miembro del equipo, deja las emociones y opiniones detrás. Limítate a los hechos, establece un plan para obtener nuevamente un alto rendimiento, ponlo en marcha y comunícale las consecuencias específicas por un bajo desempeño.
Si es inevitable separar a los colaboradores de bajo rendimiento, hacerlo profesionalmente sin afectar su dignidad.
He aprendido estas lecciones de la manera difícil. Entendí que se tiene que haber una mejor manera de construir y mantener una cultura donde la responsabilidad es parte del ADN de las organizaciones de alto desempeño.

Los 7 Pilares de la Rendición de Cuentas

Descubrir cuál es la mejor manera. Pedí a los líderes de las empresas más admiradas de las diferentes industrias; compartir las medidas o pasos que adoptaron para crear, nutrir y sostener una cultura de alto rendimiento.

Aprendí que la responsabilidad trasciende las fronteras y las industrias. Aprendí que todas las organizaciones luchan con la rendición de cuentas de manera similar. Aunque el alcance y la complejidad pueden diferir de una organización a otra, los problemas que enfrentan los líderes de todos los días son iguales.

Organizaciones de alto rendimiento conducen la rendición de cuentas y el cumplimiento a través de un conjunto de principios y prácticas que son simples de decir y difíciles de hacer.

Yo llamo a estos principios, “Los 7 Pilares de la rendición de cuentas”:

1.-carácter
2.-unidad
3.-aprendizaje
4.-dirección
5.-urgencia
6.-reputación
7.-Evolución

La cultura es un factor relevante para predecir tu rendimiento futuro. La clave para la rendición de cuentas es reunir estos 7 principios y luego actuar sobre ellos con consistencia para sostener una cultura de alto rendimiento. Organizaciones de alto desempeño tienen una manera en común de hacer las cosas que distinguen su cultura. Si su punto de vista de la rendición de cuentas es tener una conversación compleja con un colaborador de bajo rendimiento, se perderá el punto más importante.

Sí, examinemos un modelo para tener una conversación con una persona de bajo rendimiento, pero mucho antes de que la conversación ocurra, muchas de otras prácticas deben estar en su lugar si tu expectativa es impulsar la rendición de cuentas en toda la organización para crear y sostener una cultura de alto rendimiento.

En las organizaciones de alto desempeño, esas prácticas son “Los 7 Pilares de la rendición de cuentas”.

A %d blogueros les gusta esto: