Éxito y liderazgo en la era de la economía biológica

Lima.- ¿Cuándo ha tenido que tomar alguna decisión laboral, en alguna ocasión, ha sentido mayor afinidad por alguna persona con un determinado tipo de rasgos físicos o faciales?, si alguna vez lo hizo, cálmese no se sienta culpable, de acuerdo a recientes estudios científicos lo que usted experimentó, es algo que han experimentado muchas personas que laboran en empresas. Una de las principales conclusiones de un estudio que menciona Lucy Kellaway (columnista del Financial Times) en uno de sus artículos, es que: “los altos, los poderosos, los guapos y los que poseen una voz grave cosechan resultados bastante buenos. Los bajos, gordos, débiles y con voz chillona triunfan menos”.

La Economía Biológica busca explicar este tipo de comportamiento que influye en muchas de las decisiones que se toman en las organizaciones. Incluso el tono de la voz puede ser un factor determinante cuando una empresa elige a su nuevo CEO o Gerente General.

¿Se enorgullece de su frondosa cabellera que destaca muy a pesar de su venerable edad? Le sugerimos que aliste sus tijeras, ya que otra conclusión del estudio es que los hombres calvos tienen mayores posibilidades de éxito que los hombres de frondosa cabellera, esto aunado a un tono grave de voz le facilitará el camino al tan ansiado ascenso, también se menciona que los hombres con barba inspiran más confianza.

En un estudio publicado en el British Journal of Psicology, se indica que tenemos la tendencia de asociar los rostros anchos con personas exitosas y dominantes, el ancho del rostro se mide de acuerdo al estándar propuesto por el índice FWH (Facial widht to height radio).

Cuántas veces en una entrevista laboral sólo nos hemos enfocado en las competencias y experiencia del candidato(a). Ahora, de acuerdo a estos últimos estudios será necesario medir el ancho del rostro, escuchar cuidadosamente el tono de voz y evaluar imparcialmente si el candidato(a) es bien parecido(a). No olvide que estos atributos pesan, estos estudios lo demuestran; ya no se puede afirmar alegremente que la pinta es lo de menos.

Si mañana tiene una entrevista laboral resalte no sólo su experiencia y competencias, cuide su sonrisa, peinado, vestimenta e incluso una manicure le puede dar un pequeño impulso adicional. Los hombres metrosexuales son considerados muy hedonistas por muchas personas, pero hoy en día ese hedonismo queda justificado debido a que se ha convertido en una exigencia laboral, quedando científicamente demostrado que ayuda a conseguir mejores cargos y a mantenerse por un mayor tiempo en el ejercicio del mismo.

Las mujeres tampoco se libran, ya que aparte de su apariencia, deben cuidar el tono de su voz, se dice que la fallecida ex Primera Ministra Británica Margaret Tatcher modulaba el tono de su voz para hacerla más grave, aparentemente con la finalidad de fortalecer su estilo de liderazgo, competencia que logró desarrollar en un nivel superlativo.

Nuestros lectores ya no deben sentir vergüenza al entrar al salón de belleza o spa masculino, que es el eufemismo más usado actualmente, tampoco deben apenarse cuando por la ventana la gente los miran con extrañeza mientras una experta señorita se dedica con una devoción casi religiosa, a trabajar sus uñas y lo ven soportar con estoicismo el inevitable recorte de la cutícula.