El ritmo y la fuerza solidaria de Kimba Fá se instalaron en San Borja

Lima.- Los sonidos urbanos reconocidos desde tres vecindarios típicos de nuestra Lima urbana confluyen en “Suena barrio”. La remozada propuesta de Kimba Fá que busca reivindicar el valor de la solidaridad en pro de la sobrevivencia colectiva y promover el empoderamiento de la mujer tuvo un aplaudido debut el pasado viernes por la noche.

El espectacular montaje musical teatral ejecutado con instrumentos no convencionales, danza moderna, zapateo y coreografías grupales bien ensambladas se repite hoy y mañana; y, los próximos días 7 y 8 de diciembre, en el Teatro Mario Vargas Llosa de San Borja.

Sus vistosos y llamativos números, celebrados por grandes y chicos, como Los tirapiedras, La paradita, La jarana criolla, El callejón, Las lavanderas, Los lustrabotas, La escuelita, Las escobas, entre otros, nos acercan a los barrios populares de los conos, de Barrios Altos y del Callao de una forma lúdica. También, un enfrentamiento entre hombres y mujeres del primer puerto, da paso un número en el que se promueve la no violencia contra la mujer.

Muy a su estilo, al ritmo de salsa y entre danza moderna y zapateo, las mujeres del colectivo Kimba Fá recitan un poema de liberación con cuyo contenido se busca empoderar a las mujeres para que no permitan ser víctimas de ningún tipo de violencia, potente interpretación que se robó los aplausos del respetable.

Para Kimba Fá todo suena, todo tiene ritmo. Desde las piedras, hasta una mototaxi, una licuadora, vasos de plástico, cuchillos, escobas, cajas de lustrar zapatos, maniquíes de ropa, mangueras de lavadoras, bateas de madera y plástico, escobillas de lavar, carpetas escolares, cilindro de agua y el propio cuerpo, entre otros, son elementos que se incorporan indistintamente en la elaboración de ritmos musicales como la cumbia, la chicha, la salsa, la música criolla, la marinera, el tondero y la música negra.

El bien logrado espectáculo, dirigido por Luis Sandoval y producido por ARC La Compañía, repite el elogiado número del taxi, en el que vemos a un carro partirse en dos sobre el escenario. Sin duda, un show imperdible, recomendable para toda la familia.