El cobre es utilizado para evitar el contagio de enfermedades respiratorias

Lima.- Nuevas investigaciones de la Universidad de Southampton ha descubierto que el cobre puede ayudar eficazmente a prevenir la transmisión de enfermedades respiratorias propagadas por virus, los cuales están relacionados con el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) y el síndrome respiratorio Oriente Medio (MERS), por sus siglas en inglés.

Los coronavirus de origen animal que afectan a humanos, tales como el SARS y MERS, resultan en infecciones graves con una elevada mortalidad. Los investigadores en Southampton encontraron que el coronavirus que afecta a humanos -229E- permanece infeccioso en varias superficies por varios días-, pero se destruye rápidamente en el cobre.

Un paper recientemente publicado en mBio – una revista de la Sociedad Americana de Microbiología- reportó que el coronavirus humano 229E, que produce una gama de síntomas respiratorios con resultados que van desde el resfriado común hasta efectos más letales como la neumonía, puede sobrevivir en superficies de contacto, incluyendo las baldosas cerámicas, vidrio, caucho y acero inoxidable durante al menos cinco días. Mientras que de humano a humano la transmisión es importante, las infecciones pueden ser contraídas por tocar superficies contaminadas por gotitas provenientes de individuos infectados, o contacto táctil, dando lugar a una amplia propagación.

Frente al cobre, y una gama de aleaciones del mismo – denominados colectivamente “cobre antimicrobiano”- el coronavirus se inactiva rápidamente (dentro de unos pocos minutos, con huellas de dedos simuladas). Expuesto el virus al cobre, éste lo destruye completa e irreversiblemente, llevando a los investigadores a la conclusión de que las superficies de cobre antimicrobiano podrían emplearse en zonas comunes, en reuniones masivas ayudando a reducir la propagación de virus respiratorios y proteger la salud pública.

La investigadora principal, Dra. Sarah Warnes dijo: La transmisión de enfermedades infecciosas vía contaminación por contacto con superficies es mucho más importante de lo que se pensaba originalmente, y éstas incluyen virus que causan infecciones respiratorias. Esto es especialmente importante cuando la dosis infecciosa es baja y apenas unas pocas partículas de virus pueden iniciar una infección.

El coronavirus humano, que también tiene vínculos ancestrales con los virus de murciélagos responsables del SARS y MERS, se encontró que fue rápidamente desactivado de forma permanente al entrar en contacto con el cobre. Lo que es más, el genoma viral y la estructura de las partículas virales fueron destruidos, entonces no quedaba nada que pudiera transmitir una infección. Con la falta de tratamientos antivirales, el cobre ofrece una medida de prevención que puede ayudar a reducir el riesgo de propagación de estas infecciones.

Hablando sobre la importancia del estudio, el Profesor Kevill, co-autor y Presidente de Salud Ambiental de la Universidad de Southampton, dijo: “los virus respiratorios son responsables de más muertes, a nivel mundial, que cualquier otro agente infeccioso. La evolución de nuevos virus respiratorios, y la re- emergencia de cepas virulentas históricas, representa una amenaza significativa para la salud humana”.

La rápida inactivación e irreversible destrucción de los virus observada en superficies de cobre y sus aleaciones sugieren que la incorporación del metal y sus aleaciones en superficies- en conjunto con regímenes eficaces de limpieza y buenas prácticas clínicas- podría ayudar a controlar la transmisión de estos virus’.

Investigaciones previas realizadas por el Profesor Keevil y la Dra. Warnes han demostrado la eficacia del cobre ante el norovirus, influenza y superbacterias hospitalarias como el MRSA y Klebsiella, además de detener la transferencia de genes resistentes a los antibióticos a otras bacterias para crear nuevas superbacterias.

A %d blogueros les gusta esto: