Desentendimiento e inacción del Mef llevan a exportaciones a situación crítica

Lima.-En el primer bimestre del año las exportaciones peruanas sumaron US$ 5,138 millones, lo que representó una caída de -18.3% respecto al mismo período del año anterior. En opinión del presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Eduardo Amorrortu, esas cifras ratifican su deterioro continuo y creciente.

En el 2012 los despachos mineros empezaron a caerse por lo que los envíos totales descendieron en -0.3%. En el 2013 retrocedimos -7.9% porque el problema se extendió a toda la oferta tradicional y el año pasado cerró con -9.6%, agudizado por la situación de la manufactura y el petróleo. Ahora, y si tomamos en cuenta como empezamos este 2015, se avizora un cuarto año de contracción a una tasa probablemente mayor que las registradas anteriormente, si es que no se toman medidas inmediatas.

A los menores precios de los minerales y del petróleo se debe sumar la falta de visión y capacidad del MEF para articular medidas y acciones integrales que incluyan las indispensables reformas de segunda generación, el establecimiento de estímulos para la mejora de las capacidades productivas y los incentivos a la inversión y exportaciones.

Por ese motivo ADEX presentó en varias oportunidades una serie de propuestas al MEF, lamentablemente una obstinada visión primario exportadora y una equivocada idea de que las reformas se hacen con cambios legislativos parciales nos está llevando a un precipicio.

Cifras definitivas de Aduanas indicaron que en los dos primeros meses del año los despachos sumaron US$ 5,138 millones. Los envíos primarios ascendieron a US$ 3,326.6 millones (-24.6%) y los no tradicionales US$ 1,812 millones (-3.5%).

Amorrortu, señaló que si bien hay factores exógenos que explican en gran parte estos resultados, lo cierto es que en el plano interno diversas instituciones del Estado y excesivas sobrerregulaciones minan las inversiones y la capacidad productiva de las empresas, se afecta la puesta en marcha de proyectos mineros y la competitividad de todos los sectores exportadores, incrementando los costos laborales, logísticos y administrativos. Basta mirar a nuestros vecinos, todos tienen un mejor desempeño exportador que Perú, señal de que ellos sí hicieron su tarea a tiempo.

“Se habla de crisis internacional, enfriamiento chino y ahora de problemas de la naturaleza. No sabemos si hemos entrado en la época de los siete años de las vacas flacas o de las siete plagas de Egipto. Son tres años continuos de perdida de terreno. En el 2011 por ejemplo, los envíos representaban el 27.4% del PBI y soñábamos con volvernos un país exportador, sin embargo, el año pasado representaron el 19.4%, porcentaje similar al de 1994”, aseveró.

Añadió que en esta década del llamado ‘boom exportador’, los empresarios confiaron que el Perú podría llegar a ser un país más competitivo, por lo que apostaron por proyectos de exportación no tradicional, lucharon por esa visión y lograron crecer, contribuyendo con el empleo y la descentralización. Lamentablemente, la falta de acompañamiento del gobierno en estos últimos años está a punto de hacer que se pierda todo lo avanzado.

Integración del MEF
El líder exportador refirió que en el último año ministerios como el Produce con su Plan de Diversificación Productiva y el Mincetur con el PENX, trataron de tomar la iniciativa desde sus respectivos sectores, lo mismo se vio en el Minagri, MTC, RR.EE. y Educación, que generaron iniciativas de mejoras importantes y que trabajan de la mano con el sector privado. No obstante, es indispensable que el MEF participe, acompañe y se integre a las iniciativas de estos portafolios y también genere acciones y medidas efectivas propias y de corto plazo.

“A los exportadores y a los empresarios en general nos gustaría ver esa integración, pues lo observado hasta ahora son propuestas poco estructuradas del MEF que no apuntan al corazón de los problemas y por el contrario, crean vacíos que son hábilmente aprovechados por los opositores al sistema y que, adicionalmente, no ayudan a que los agentes económicos recuperen la confianza. Aún estamos a tiempo para hacer las reformas que nos permitan retomar el ritmo de crecimiento perdido”, enfatizó Amorrortu.

Finalmente, reiteró la necesidad de que el nuevo Premier, Pedro Cateriano, sea un concertador con capacidad de restablecer el orden político y social, y que el ministro de economía sea capaz de liderar frontal y abiertamente las urgentes medidas necesarias para iniciar la recuperación de la economía. Esto permitirá detener la carrera descendente en la que se encuentran las exportaciones peruanas.