Continúa la oración y el trabajo tras la explosión en Rosario

Argentina.- Mientras persiste la difícil tarea de los rescatistas en búsqueda de personas que hasta este momento permanecen desaparecidas, la dimensión de la tragedia en la ciudad de Rosario sigue convocándonos como Iglesia de Cristo a orar sin cesar. Lamentablemente ya son 13 las personas que perdieron la vida y aún hay personas desaparecidas.

Invitamos a todos los creyentes a acompañar en oración a los familiares de quienes fallecieron tras la explosión. Sostener intercesión por los heridos. Pedir y dar consuelo como así también todo tipo de ayuda a quienes adicionalmente sufrieron daños materiales serios, como la pérdida completa de sus hogares, pertenencias y recuerdos de vida. Ser sensibles ante el dolor generalizado que produjo en toda la sociedad la imagen de la tragedia del edificio de la calle Salta de la mencionada ciudad.

Por otra parte, en medio del dolor, agradecemos a Dios por aquellos que dan testimonio de cómo milagrosamente salvaron la vida a pesar de la explosión. Entre ellos la familia Morales, misioneros evangélicos, quienes vivían en el edificio y que sólo sufrieron pérdidas materiales.

Y del mismo modo, agradecemos a Dios a la gran cantidad de hermanas y hermanos en la fe de diversas congregaciones evangélicas de la ciudad que se han movilizado de inmediato y en gran número para colaborar en toda la tarea de socorro y contención de las víctimas de esta fatalidad. Tal es el caso del Ejército de Salvación que se ve su accionar a través de los medios, siendo la cabal imagen de la iglesia en acción. Por supuesto otras congregaciones se han hecho presente como la Iglesia Evangélica Misionera Argentina (IEMA) con un plantel de 150 voluntarios, en su mayoría jóvenes. De igual manera la Iglesia Bautista del Centro, que salió a llevar ayuda desinteresada y consuelo. Estos son sólo ejemplos de lo que vimos y oímos, pero sabemos que no son las únicas iglesias que están trabajando en el lugar de los hechos. Sin duda, un ejército de cristianos y cristianas son parte de la asistencia en estos días.

Adjuntamos un testimonio que nos compartiera recientemente el pastor José M. Silvestri, presidente de CANAL LUZ, pastor de la IEMA y miembro del Consejo Directivo de ACIERA, desde la ciudad de Rosario. Mientras tanto seguiremos recibiendo testimonios, solicitudes de colaboración y pedidos de oración.

Como en el caso de las inundaciones de La Plata y Ciudad de Buenos Aires del mes de abril de este año, nos aprestamos con ACIERA Mujer a implementar el Plan de Contingencia del Día Después, cuando la tragedia tal vez ya no sea noticia periodística, pero la necesidad de ayuda y contención, como de oración permanente, sigan siendo de vital importancia.