Cardenal Cipriani: “La trascendencia de la moral cristiana siempre ilumina al pueblo peruano”

Lima.- El Cardenal Juan Luis Cipriani, en la solemne Misa y Te Deum por el 194º aniversario de la Independencia del Perú, el 28 de julio, recordó a todos los peruanos que nuestra patria nos reclama una mayor responsabilidad para recuperar los valores que hicieron grande nuestra historia.

“La esencia de ser peruanos es mucho más grande que la suma de ideologías y situaciones coyunturales. El patriotismo militante respeta y convive fraternalmente con aquellas otras naciones que respetan a sus pueblos y saben reconocer en nuestra realidad americana la patria grande por su origen, por su cultura y por su fe cristiana”, refirió.

“El destino del Perú es continuar realizando esa síntesis, buscando tercamente el bien común dentro de un Estado de Derecho, al interior de nuestro país y en las relaciones con nuestros hermanos del Continente. Ello da un sentido primaveral a nuestra historia. La gran fuerza aglutinante de la peruanidad la constituye la enseñanza de los valores espirituales”, continuó recordando las reflexiones de Víctor Andrés Belaunde.

En ese sentido, reconoció el valor y la trayectoria de Honorio Delgado y del jurista Dr. Domingo García Rada. También saludó el servicio heroico a la Patria del Almirante Miguel Grau, del Coronel Francisco Bolognesi y del Teniente José Abelardo Quiñones.

“En la historia de nuestra Patria también encontramos figuras egregias entre sus pastores, como mi antecesor Santo Toribio de Mogrovejo. Asimismo, hablar de Santa Rosa de Lima y de San Martín de Porres despierta la admiración en los corazones de los pueblos de muchos países de América y Europa, Filipinas y otros del mundo entero. La fe de mujeres y hombres peruanos irradiaron, con su ejemplo de bondad y amor al prójimo, los primeros tiempos de la evangelización en el nuevo Continente”, señaló.

La herencia que confirma nuestra identidad
El Cardenal Juan Luis recordó que el Perú tiene la necesidad de fortalecer la autoestima como un valor nuclear en todo proceso educativo.

Por ello recordó la reciente encuesta de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima encargada a la consultora Vox Populi donde “verificamos que el cristianismo es la fe del 94% de los peruanos, del cual el 80% es católico: esta realidad que campea de manera soberana en la gente más humilde y sencilla es clave para una correcta lectura del destino del país, respetando permanentemente esa laicidad del estado pero sin desconocer de dónde venimos y quiénes somos”, señaló.

“¿Cómo no llamar la atención en la trascendencia de la moral cristiana, de la honradez, de la veracidad, de la justicia, de la dignidad de toda vida humana, del respeto a la honra? ¿Cómo no darnos cuenta que estos valores iluminan nuestros pueblos? En especial, la protección y promoción de la familia. Por eso, saludo la presencia del señor Presidente y de la señora Primera Dama, da gusto ver que nuestro país sigue teniendo un respeto a esa célula fundamental para el desarrollo, para la inclusión y para todo proyecto social. La inmensa mayoría de la población es lo que más valora: la familia”, reflexionó.

El neocolonialismo ideológico
En otro momento, el Arzobispo Primado del Perú invitó a todos los peruanos a defender la vida desde la concepción hasta su fin natural, el matrimonio entre un varón y una mujer y la familia como célula básica de la sociedad.

“Todo lo que fortalezca la familia tiene la aprobación del pueblo. Todo lo que dañe a la familia tiene la desaprobación del pueblo. No aceptemos el neocolonialismo promovido por algunas instituciones y organismos de países, poderosos materialmente hablando pero enfermos espiritualmente, el Perú tiene su propio camino, no debemos esperar iluminaciones de países que han renegado de su historia y origen y hoy caminan en la oscuridad de lo que ellos llaman prácticas modernas todas ellas en contra de la familia, el matrimonio y la vida”, refirió.

También destacó que pese a las debilidades humanas, en el Perú existe un alto índice de confianza y de credibilidad hacia la Iglesia Católica.

Reflexiones a la luz del próximo proceso electoral
Finalmente, el Cardenal Juan Luis pronunció unas reflexiones en torno a la próxima campaña electoral, invitando a todos los peruanos a promover los valores de la honradez y transparencia.

“Nos inquieta, con enorme respeto a todos los peruanos y sin señalar a ninguno, en muchos ámbitos se quiere introducir la mentira, la falsedad y el engaño, y se comenta con un aire de cinismo: “si todos también lo hacen”. Brotan de ahí las diversas formas de descomposición social, la falta de cumplimiento de la palabra empeñada, las variadas especies de fraude y la injusticia. Por ello, la población tiene un sentimiento de inseguridad; y de corrupción política alarmantes”, mencionó.

“En los próximos meses entraremos en un período electoral, que exige de un suplemento de respeto en todos los peruanos, y de manera especial en quienes de alguna manera somos autoridad frente a un grupo humano. Debemos realizar un compromiso con la honradez y la transparencia del proceso en que se elegirá a nuestros gobernantes. Una llamada muy especial de prudencia a los medios de comunicación se hace imprescindible para ayudar y orientar a nuestros compatriotas. La lícita variedad de opciones no significa ni otorga derechos para descalificar, insultar, dañar la honra de las personas en campañas destructivas de quienes no piensan como uno”, añadió.

“El mundo nos contempla, hemos pasado a ser de esas naciones referentes. América Latina nos contempla con el deseo de ver que nuestra democracia se consolide y que el talante de solidaridad con los más pobres sea la bandera del Estado de Derecho y no la bandera de la violencia y agitación ideológica que tanto daño causó a nuestra patria. Vuelva el Perú a ocupar el lugar que tuvo en la historia de Sudamérica. Está el camino, está en nuestras manos y es un deber no faltar a esta hora en que la historia nos pone, a pocos años de celebrar el Bicentenario de nuestra independencia”, culminó.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani, el Nuncio Apostólico en el Perú, James Patrick Green; así como los Obispos Auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi OFM., y Monseñor Raúl Chau.

Participó de la Misa el Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso; el Presidente del Congreso, Luis Iberico Nuñez; el Presidente del Poder Judicial, Víctor Ticona Postigo; los integrantes del gabinete ministerial; así como miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país, congresistas, autoridades políticas, militares y civiles.