Cardenal Cipriani: “La santidad es una llamada que Dios nos hace porque somos sus hijos”

Lima.- “El Señor de los Milagros es el Señor de la Eucaristía. Cuando sale la procesión manifiesta en su vida que va haciendo milagros visiblemente. Señor, hazte presente en nuestras vidas cada día y en cada momento”, reflexionó.

Mencionó que la santidad es un llamado que el Señor hace a todos sus hijos para que cuando estemos en el cielo delante de Él tengamos como un carnet de identidad en el que debe decir “santo”.

Asimismo, exhortó a cuidarnos de los ataques del demonio en nuestra parte espiritual y material. “Esa santidad encuentra en nosotros una resistencia, una dificultad. En la parte espiritual la soberbia, el orgullo, el egoísmo. Y en la parte material encuentra también la gula, la lujuria, el ocio. Realmente tenemos que luchar contra ese pecado que es una especie de víbora que ataca y muerde”, expresó.

“El demonio se pasea por las calles. Su mayor arma es que no se le ve. Es un ser, tiene vida y su único consuelo es saber cuántos más se condenan con él”, continuó.

Animó a pedirle al Señor a enseñarnos a limpiar nuestras intenciones y respetar a los demás, pero de forma verídica, ya que no se puede dialogar cuando no hay verdad.

“La justicia de Dios me dice: Hay caminos para todos. Pero Él ha fundado una Iglesia. El salvador es uno: Jesucristo. La Iglesia es una: Católica”, comentó.

La defensa de la fe en momentos difíciles dice mucho de Monseñor Müller

En otro momento, el Arzobispo de Lima recordó las palabras de Monseñor Gerhard Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien se refería en un reciente artículo sobre la Eucaristía y cómo exige una preparación para recibir el Cuerpo de Cristo.

“Este hombre a quien el Papa le ha encargado la fe con una valentía y una claridad nos dice: “Yo no puedo recibir la Eucaristía si no estoy cerca de Dios”. Esa defensa de la fe en momentos difíciles dice mucho de este hombre”, señaló.

Del mismo modo, comentó sobre un discurso del Prefecto de la Doctrina de la Fe pronunciado hace unos días en la facultad de teología de Sicilia San Juan Evangelista en la cual defendía el celibato sacerdotal.

“Hace un tiempo también hablaba en una conferencia que el ministerio sacerdotal exige el celibato. Habrán dificultades y problemas, pero lo que Dios quiere y lo que la Iglesia propone y lo que lleva a la santidad es el sacerdote que vive el celibato. Cosas bonitas que nos llevan a mirar al Papa Francisco con gozo y con alegría”.

Una última bendición a Jorge Camet

En otro momento, hizo referencia a la visita que realizó al ex ministro Jorge Camet, a quien hizo reflexiones sobre el amor de Dios y el perdón de Dios.

“Dios me movió a ir a ver a Jorge Camet. Lo encontré más consciente que nunca, conversamos, le hice estas reflexiones, rezamos juntos y tuve ocasión de poder bendecirlo. Al final me dijo: “Qué bonito es esto, tenemos que repetirlo”. Esa madrugada murió. La misericordia de Dios se hizo presente de una manera muy especial. El Señor es tan bueno que a todos nos da esa ocasión, nos llama a la santidad”, señaló.

A %d blogueros les gusta esto: