Cardenal Cipriani consagra santuario en la cima del cerro Castilla

Lima.- Cardenal Cipriani consagra Santuario del Señor de Huanca de la Parroquia El Espíritu Santo de Manchay en la cima del cerro Castilla, ubicado camino a Cieneguilla con la presencia de miles de cusqueños residentes en Lima que acuden todos los años en peregrinación hacia su santo patrón.

En un ambiente de júbilo, el cardenal Juan Luis Cipriani presidió la solemne Misa de consagración del nuevo santuario del Señor de Huanca. La celebración eucarística contó con la presencia de miles de fieles devotos cusqueños y de otros lugares del Perú que residen en la capital y que acuden todos los años a la fiesta de la misma forma como lo realizan en el pueblo de San Salvador en el Cusco.

El Cardenal Juan Luis los animó a cuidar las tradiciones populares que hacen que los cusqueños todos los 14 de setiembre acudan en peregrinación para llevarle ofrendas al Señor de Huanca.

“Hoy Lima refleja esa variedad del Perú y los benditos hermanos de la sierra nos enseñan a tener fe. No perdamos nuestras costumbres, sigamos teniendo ese amor a la cruz, ese amor a la mamacha María, ese amor a la hermandad que nos lleva a cuidar a los hijos. Que nadie nos quite esa fe que nuestras abuelas dejaron en nuestros pueblos”, mencionó.

Aquí en la capital los fieles devotos suben en peregrinación un cerro en el km 11 de la carretera a Cieneguilla, donde en la cima se encuentra el santuario del Señor de Huanca.

En la eucaristía los fieles agradecieron al Arzobispo de Lima por la construcción y consagración de la nueva Iglesia que es una réplica del santuario del Señor de Huanca en el pueblo de San Salvador en el Cusco.

“La identidad de los peruanos tienen una raíz que está muy metida en el corazón. Esos hermanos nuestros en las alturas nos enseñan y nos recuerdan que nuestra vida tiene una huella desde nuestros bisabuelos de todos los siglos. Por eso con gran alegría venimos a este santuario porque recordamos que desde pequeños nos enseñaron a amar e invocar a Cristo”, continuó.

Finalmente les animó a continuar las tradiciones pero alejados del pecado.

“El pecado, la borrachera nos alejan del Señor de Huanca. Dejemos el pecado, es lo único que de verdad hace daño. Caminar hasta aquí arriba es como dejar huella, porque la vida es un caminar, la vida es un esfuerzo. Por eso, acompaña siempre al Señor de Huanca, reza y aléjate del pecado”, culminó.

Participó el alcalde de Cieneguilla, Emilio Chávez; así como el Señor Julio Sota, mayordomo de la celebración. En la eucaristía también participó Enrique Cornejo, bienhechor de la parroquia.

Al término de la Misa, la familia Sota en representación de todos los cusqueños residentes en Lima le entregó al Cardenal Juan Luis el varayoc y un chullo como signo del cariño de los fieles a su pastor por su identificación con los provincianos residentes en la Lima.