Card. Juan Luis: “Dios, pese a todo, te busca, te perdona y te sigue amando”

Lima.- “El amor de Dios es la base para que una familia funcione, para que haya una convivencia en el país más sana, más respetuosa”, reflexionó el Cardenal Juan Luis Cipriani en el programa Diálogo de Fe del sábado 10 de junio.

El Arzobispo de Lima habló sobre la Santísima Trinidad, cuya fiesta es celebrada por la Iglesia Católica mañana domingo. Con respecto al tema comentó: “Es la fuente de todo. La existencia de la persona, de todos nosotros, la creación del mundo, toda la realidad, todo, sale de esa Santísima Trinidad. Es decir, el Dios creador; el Dios salvador, Jesucristo; el Dios santificador, el Espíritu Santo; ese Dios que es pura bondad, puro amor, pura sabiduría, no tiene error ni falla ni mentira ni nada; esa grandiosidad de Dios no pasa desapercibido”, refirió.

Exhortó a tener ese acto de humildad de reconocer que somos hijos de Dios. “Si tengo la humildad de reconocerlo, Tú eres mi padre, mi existencia te la debo a ti, si hay ese acto de aceptación en ese momento la relación surge como “Mi Dios me ha hecho a su imagen y semejanza”.

Hay una crisis de fe en el mundo

Comentó también sobre una pronunciada crisis de fe que existe en la actualidad, producida principalmente por la soberbia del hombre que se cree dueño y señor de todo.

“Yo veo una verdadera campaña, sobre todo en países muy desarrollados, para prescindir de Dios, “No sé si existe, pero no me interesa”. Empieza a haber, por un lado, fabricar un dios a tu medida; Dios es alguien que me obedece a mí, Dios es alguien que es muy duro y muy exigente, que me quita la libertad; Dios ha hecho mucho daño a la humanidad. Empieza a haber una serie de críticas para desacreditar a Dios. Entonces, esa campaña dice “No, yo quiero defender tu libertad, libérate de tus creencias religiosas”. No. Dios es la verdad, Dios es la libertad, Dios es mi todo, no me quita nada, me da todo”.

Dijo que esta campaña contra Dios se da principalmente en países de Europa donde le están negando un espacio a Dios en la vida pública y en la escuela; y que se quiere replicar en nuestro país.

“Estamos confundiendo el desarrollo económico con el desarrollo humano. Creo que en este país tenemos mucho que enseñarle a Europa de lo que es familia, dignidad, defensa de la vida. Ellos tendrán grandes trenes, grandes aeropuertos, una producción industrial maravillosa; pero nosotros tenemos una gente estupenda, pienso que nuestra gente y nuestro pueblo es una reserva moral y de humildad frente a esos pueblos”.

Lo divino no excluye lo humano

Refiriéndose al mensaje del Papa Francisco, habló sobre la parábola del “Hijo pródigo” y de cómo ese amor de Dios, nuestro Padre, es tan fuerte que está siempre esperándonos.

“Este misterio, porque el Papa lo dice de una manera muy clara, su manera de actuar es divina, no humana. Lo divino no excluye lo humano, lo perfecciona, porque te dice: No solamente perdona a su hijo, lo extraña, lo busca aunque se le ha ido, lo acoge, lo está esperando. En lo humano, tantas veces al que se porta mal lo castigas y si se porta muy mal lo sacas, lo botas. Ese amor divino nos está enseñando algo misterioso: Dios, pese a todo te busca, pese a todo te perdona, pese a todo te sigue amando”.

“Vale la pena en esta Fiesta de la Trinidad [que es mañana] y en este mensaje del Papa tan bonito y tan concreto, afirmar que el amor de Dios es diferente; cómo hago para adecuarme, para que esa diferencia bien sencilla de bajar la cabeza y decir Señor mío, Dios mío, enséñame a conocerte, enséñame a escucharte, enséñame a creer; y te va a ayudar”.

Se refirió también al rol que desempeñan los padres y madres de familia en la formación de sus hijos, el cual debe estar en contacto con Dios para aprender esa paciencia y ese respeto por la libertad.

“Yo no puedo moldear a mi hijo como yo quiero, que muchas veces los papás queremos eso. Deja su libertad, pero que él vea Mi papá es coherente, lo que me dice también lo hace, mi papá tiene paciencia, yo he hecho una cosa mal y ha sabido comprender. Los chicos piensan y se dan cuenta. El ejemplo del papá y el diálogo con los hijos exige una tarea nada fácil, una gran paciencia”.

La corrupción es la negación de Dios

En otro momento, cuestionó que la corrupción se ha ganado actualmente un lugar en nuestra sociedad, impidiendo la acción de la Santísima Trinidad en cada una de las autoridades y de cada uno de nosotros.

“¿Qué pasa con la corrupción?, ¿qué pasa con las lluvias que han destrozado el norte y no pasa nada?, ¿qué pasa con los muertos y los asaltos? ¿Dónde está la Trinidad? Yo tengo que responder con todo el respeto, es la Trinidad que no se le deja actuar, es la Trinidad que yo por soberbia me niego a aceptar que ese Dios me quiere ayudar y me está corrigiendo. La corrupción es la negación de Dios, no solamente es una ley que no se cumple, sino que es una conciencia en la que yo he botado a Dios, muchas veces he botado a mi familia”.

“El otro día yo tenía un desayuno con un grupo de amigos y me decían: ¿Y qué hacemos con la corrupción en el país? Y yo decía ¿Puedo hacerte una re pregunta? ¿Qué hacemos con el aborto? Hay una persona que ha decidió matar a una criatura en el vientre de su madre, pero no le vayas a dejar que agarre mil soles. No somos dos personas, somos una sola. El que violenta la vida, que es lo más importante, en qué ética le vas a pedir que sea muy honesto con su dinero, si mata”.

Al respecto del caso de los productos que son vendidos como leche y no lo son expresó lo siguiente:

“Mi reflexión es muy sencilla. El que tiene la labor de calificar un producto, el que tiene la labor de cuidar los impuestos, el que tiene la labor de decir la verdad en los medios de comunicación, los políticos que deciden hacer leyes, ¿juegan para ellos mismos o juegan para el bien común del país? ¿Para quién juegan? Porque si nadie cuida al ciudadano ni a la familia ni a la vida ni a la verdad, entonces esto de la leche es la punta del iceberg, tenemos hablando del tema de Odebrecht hace semanas y no pasa nada. El fiscal, el juez, etc. Tenemos en medio de esta enorme confusión que hay en el país, de repente la agenda del género y del odio están ahora inventando maneras para ir metiendo este tema que está digitado desde afuera. Por qué no se reúnen para que empiecen a hacer hospitales en Piura, que la gente está con dengue. Por qué no se reúnen de una vez para salir de este atraso que están paralizadas todas las obras porque todos están coimeados. Qué hay que esperar para que empecemos a funcionar. Yo veo que hay una especie de engaño a la población, hay mucha mentira que envenena”.

Finalmente, animó a alejarnos de ese dios dinero que se basa en los intereses económicos del momento; y darle mayor importancia a buscar ese bienestar de las familias y la sociedad.

“Con la plata, el poder; con el poder, la mentira; abusas de todo. Yo lo veo en mi esfuerzo diario por tratar de enseñar la fe, choco con el poder. La gente sencilla me cree, me quiere y se me acerca. La gente de un poco más nivel se molesta porque hablo del aborto o porque hablo del matrimonio o porque hablo de estas leyes de odio. Tengamos ideas claras. Al pueblo le urge la salud, el trabajo, la comida, la vivienda. No estemos haciendo figuritas ideológicas. Hay una realidad que nos interpela”.

“Quisiera dar una bendición a la familia en nombre de la Trinidad. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y recemos por el Papa que ya viene”.