Busquemos ser entendidos en los tiempos

Argentina.-  La iglesia Evangélica en Argentina está experimentando tiempos de apertura y expansión de la influencia del Reino de Dios en la sociedad.

Está, ya, muy establecido el sensible crecimiento numérico que ha experimentado el sector evangélico. No sólo en el país, también en toda la región. Se visualiza en la aparición masiva de templos y centros de congregación ubicados en cada ciudad, en cada barrio. También se advierte en la manifestación masiva y la convocatoria de multitudes que llenan espacios públicos, estadios. Hecho que, no sólo es reconocido, sino incluso a veces hasta es ponderado por dirigentes políticos, que se preguntan de donde proceden semejantes convocatorias.

Pero tal evidente crecimiento cuantitativo, comienza a producir señales en el ámbito cualitativo también.

Día a día crece la exposición de las posturas basadas en la Palabra de Dios, que la presencia de la Iglesia Evangélica en Argentina, logra hacer emerger en diversos ámbitos trascendentes del quehacer social nacional.

Justamente en esta edición del Aciera Online, damos a conocer algunos de estos hechos, que son solo un puñado ilustrativo de lo que es evidente por todos lados.

¿Como emerge la influencia de la iglesia de Cristo en los ámbitos sociales?

A través de los medios de comunicación, por ejemplo. Cada vez son mas los medios de comunicación masiva, ya sean programas de TV en el prime time, programas de radio, o prensa escrita que convocan a ACIERA a dar la postura bíblica sobre temas de actualidad de la agenda nacional.

Asimismo, un ámbito de altísima trascendencia social, como el Foro de Habitantes a Ciudadanos -integrado por actores sociales como las cámaras empresariales (CGE, AAB, UIA, CAME, entre otras), el movimiento obrero organizado (CGT en sus diversas expresiones), Sociedad Rural, Federación Agraria, las Universidades, entidades civiles como Conciencia o Foro del Sector Social, y las organizaciones representativas de los credos, como AMIA, CIRA-, encuentra a ACIERA en representación del sector evangélico argentino, como una de las entidades protagonistas de este espacio. Claramente, esta participación de ACIERA, no responde a una exposición de política partidaria o institucional, ni tampoco emerge de la vocación de desarrollar obra social per se. En cambio, tiene todo que ver con la vocación de declarar y afirmar con los hechos la voluntad de construcción de consensos y acuerdos en temas tan sensibles como la lucha contra las adicciones, contra el trabajo informal (con foco en los mas jóvenes) o la defensa de los derechos y calidad de vida de los integrantes de la denominada tercera edad, nuestros ancianos.

La influencia de la Iglesia Evangélica emerge asimismo en la cada vez más profunda interacción de las redes de servicio evangélicas con los estamentos estatales. Sin ningún tipo de bandera partidaria o compromiso político sectorial, el trabajo carcelario, los voluntariados hospitalarios, la lucha sistemática y organizada contra las adicciones, la fuerte presencia en el sector educativo, la asistencia en múltiples acciones de ayuda social como ocurrió recientemente con las inundaciones en las ciudades de Buenos Aires y La Plata, hacen que el testimonio y la influencia evangélica crezcan diariamente.

Sin dudas, estas expresiones externas de la vocación de servicio al prójimo que forman parte del ADN de aquellos que han dejado entrar a Jesús en su corazón. Son emergentes, frutos, de un creciente proceso de unidad de la iglesia de Cristo en el país, que se evidencia en las ultimas décadas, y cuya realidad en la Mesa de ACIERA es evidente. La gran pluralidad de las denominaciones evangélicas, las congregaciones que expresan las más diversas tradiciones misioneras, las entidades de servicio que se desarrollan en las diferentes áreas sociales, confluyen en su inmensa mayoría en el proceso de interacción y unidad de la Alianza Evangélica en Argentina.

La cantidad de creyentes fieles y honestos que empiezan a dar un aporte cada día mas trascendente en el ámbito político. Los empresarios evangélicos que son testimonio de integridad en sus organizaciones.

El número cada vez mayor de profesionales de las más variadas expresiones y especializaciones que hacen de su tarea cotidiana su ámbito de cumplimiento de su misión evangelística y transformadora. Los artistas y deportistas. Los estudiantes universitarios. Todos ellos acumulan a diario testimonios de la manifestación del reino de Dios en nuestro país.

Esta evidente realidad, que llega todos los días al conocimiento de ACIERA, nos convoca a profundizar nuestra responsabilidad de ser entendidos en los tiempos. Nuestra responsabilidad de ser creyentes activos en la evangelización interpersonal diaria junto al desafío de ser agentes de cambio social permanentes.

Es evidente que miles de creyentes comprenden que sus vidas están llamadas a ser la luz y la sal del mundo.

La convicción de lo que esperamos, la certeza de lo que veremos, nos impulsan a redoblar con animo, con gozo, con plena Fe, la tarea que Dios en su amor y misericordia nos ha encomendado.

Desde la familia de ACIERA, animamos a cada hija e hijo de Dios, a buscar la sabiduría necesaria para encarar en el nombre de Jesús la trascedente página de la historia que nos toca protagonizar. Todo lo podemos en Cristo que nos da la fuerza.

Avancemos confiados en Él, con valentía y sacrificio, haciendo nuestras las palabras de la Biblia expresadas en el libro de Daniel 12:3 que dice: “los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que ensenan la justicia a la multitud, resplandecerán como las estrellas, a perpetua eternidad”.