Autoridad de protección de datos personales opina sobre modificación del Código de Protección del Consumidor

 Lima.- Sostiene que problema se generó por prácticas sistemáticas de acoso de parte de las empresas. Considera admisible el primer contacto con los consumidores.

La Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos afirmó que la norma promovida por el Indecopi ha buscado solucionar la poca efectividad del Registro “Gracias… no insista”, que fue rebasado como medio eficaz para evitar el acoso al ciudadano por estas prácticas comerciales.

Para la Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales, desde hace años, el consentimiento era una cuestión que debía acreditar cada empresa que era fiscalizada para verificar si cumplía con la Ley de Protección de Datos Personales.

“En ese marco siempre consideramos admisible el primer contacto con los consumidores, siendo la forma eficaz de solicitar su consentimiento, y que el inconveniente no se generó por ese primer contacto, sino por las prácticas sistemáticas de acoso por parte de las empresas que nunca aceptaron un no como respuesta, no respetaron las franjas horarias adecuadas para estas llamadas, no implementaron sistemas para que el ciudadano pueda rechazar el uso de sus datos con fines publicitarios”; señaló Eduardo Luna, director general de la Autoridad.

Lo que la nueva norma impide es el acoso. Las empresas deben hacerse responsables cuando el ciudadano solicita que no lo llamen más. Esto se debe entender como una solicitud de oposición a recibir publicidad. Si el acoso continúa, el ciudadano tiene la vía de Indecopi o de la Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales.

Esta Autoridad fiscaliza a las empresas que utilizan datos personales para asegurarse que cumplan con las obligaciones de la Ley de Protección de Datos Personales; entre ellas, informarle al cliente sobre el tratamiento de sus datos y solicitarle el consentimiento. Si esto no se acredita, se inicia un procedimiento sancionador que puede terminar con la imposición de multa (que puede llegar hasta las 100 UIT).