Arcas del Gobierno Regional Amazonas fueron saqueadas durante gestión de Gilmer Horna Corrales

Lima.- Millonarias deudas, obras paralizadas, sobrevaloradas, planilla de trabajadores fantasmas y un rosario de denuncias contra el Gobierno Regional dejó la gestión de Gilmer Horna Corrales. A cien días de la toma de mando de Óscar Altamirano, por fin se hace público, tras una ardua labor de acopio y verificación de documentos en cada una de las gerencias, direcciones y unidades ejecutoras del Gobierno Regional Amazonas, en su búsqueda para encontrar el origen de la crisis en la que dejó sumida al GOREA la administración Gimer Horna.
La actual gestión al tomar el cargo tuvo problemas en la transferencia de funciones debido a que casi la totalidad de oficinas no entregó varios documentos, que son de carácter obligatorio. Sin embargo, la Procuraduría Pública Regional logró identificar que, a la fecha, el GOREA tiene una carga procesal de 4 mil 416 casos, de los cuales 3mil 467 son contenciosos administrativos y 443 son denuncias penales heredadas de la gestión de Gilmer Horna.
Asimismo, hay seis arbitrajes, entre los cuales se encuentra la disputa con la empresa VALKO, que ejecutaba la carretera Cáclic-Luya, el cual está exigiendo al GOREA el pago de 60 millones de soles por la resolución del contrato.
La Gerencia de Infraestructura ha sido una de las más saqueadas por la gestión anterior y, que prácticamente sirvió de caja chica para estos malos funcionarios. De este despacho se desprenden las denuncias de los doce trabajadores fantasmas identificados en la obra del nuevo mercado de Yerbabuena, que cobraron durante meses jugosos sueldos sin siquiera aparecerse por la obra. Aquí, la Sub Gerencia de Obras y Maquinaria Pesada de la gestión de Altamirano, encontró ocho obras millonarias que están inconclusas, pero también plagadas de irregularidades. Por ejemplo, la “CONSTRUCCIÓN DE LA CARRETERA VECINAL EL LÍBANO – LA COLPA – JAVRULOT – CARAVELLI – NUEVO PROGRESO, DISTRITO DE OMIA, PROVINCIA DE RODRÍGUEZ DE MENDOZA, AMAZONAS”, que le cuesta a todos los amazonenses S/ 8,297,817.78 tiene un avance físico del 20% pero se le ha pagado al contratista la mitad del costo total de la obra.
Pero eso no es todo, la ejecución, hasta el año pasado, avanzaba con deudas a proveedores por S/. 300,000.00. Asimismo, al efectuar la evaluación de los gastos programados, con lo ejecutado, se verificó que existen partidas con saldo negativo las cuales representan un desfase económico. Otra obra en situación crítica es el “MEJORAMIENTO DE AREAS FERIALES EN EL CENTRO POBLADO DE YERBABUENA, DISTRITO DE JALCA, PROVINCIA DE CHACHAPOYAS, REGION AMAZONAS”, de más de nueve millones de Soles, tiene una deuda a proveedores por S/. 500,000.00. Hay más. La mano de obra fue presupuestada en S/. 1,023,337.77, pero en la práctica se elevó a S/. 2,085,258.50, existiendo un desfase de gasto de S/. 1 394,894.28 que no se sustenta. Recuerden que en esta obra se descubrió la existencia de trabajadores fantasmas cuando Danny Santillán Escobedo era el gerente de Infraestructura.
Calladitos se ven mejor

Por si fuera poco, el vocero de Sentimiento Amazonense, Wilder Rojas, ha salido en el último mes a criticar lo que, según él, considera una inacción del GOREA en la ejecución de proyectos con el presupuesto que dejó la administración de Gilmer Horna. Su discurso se centra, únicamente, en vender a la población la idea de que la región tiene dinero que no se usa.
Lo que no dice Rojas es que, gran parte de ese presupuesto, principalmente de obras, ha sido derivado a otros asuntos y los proyectos presentan forados financieros. Veamos, mediante Resolución Ejecutiva Regional N° 540-2018-GOBIERNO REGIONAL AMAZONAS/GR, de fecha 28 de diciembre del 2018, la gestión de GH aprobó el Presupuesto Institucional de Apertura (PIA) correspondiente al año 2019, en el cual se ha considerado, únicamente, trece proyectos para el presente año, los cuales han sufrido la mutilación de sus presupuestos.

Por ejemplo, en el proyecto de la I.E.I. de la Comunidad Nativa Tawantsa, distrito El Cenepa, Condorcanqui, el expediente técnico contempla un costo de más S/ 1’200,000.00 Soles; sin embargo, en la repartición del presupuesto que hizo la gestión de Gilmer Horna, tres días antes de dejar el GOREA, solo se destinó para dicho proyecto el monto de S/ 255,180.00 soles. Casi un millón de soles le fueron recortados.
Para el proyecto “Mejoramiento de los Servicios de Salud del Centro de Salud Pedro Ruiz Gallo”, en el presupuesto inicial se consideró el monto de S/ 10’700,000.00 para su ejecución, según el expediente técnico que dejó la gestión anterior, figura el monto de S/ 107’000,000.00. Increíble, dejaron un déficit de más de 96 millones de Soles. Un caso similar presenta el proyecto “Fortalecimiento de la Capacidad Resolutiva de los Servicios de Salud del Hospital Santiago Apostol de Utcubamba”. Aquí, la administración de Gilmer Horna, antes de irse, dejó un presupuesto de S/ 5’5000,000.00, sabiendo que el expediente técnico contemplaba la suma de S/ 100’000,000.00. Esta irresponsabilidad ha hecho que el proyecto se retrase debido mientras la gestión de Altamirano consigue los casi 95 millones de Soles que hacen falta para financiarlo en su totalidad.
Por último, el proyecto del Hospital María Auxiliadora de Rodríguez de Mendoza, se consideró para el 2019 el monto de S/ 29’600,000.00 soles; cuando en el expediente técnico a aprobarse el costo total es de más de S/ 80’000,000.00. Como se ha mencionado, todo el presupuesto para el primer año de gestión de Óscar Altamirano ha sido elaborado y dispuesto por el gobierno de Gilmer Wilson Horna Corrales.
En la Sub Gerencia de Supervisiones y Liquidaciones, la cosa es igual de grave. Este despacho encontró cuatro proyectos nuevos en proceso de selección, por un monto total de S/ 114’798,827.03, entre los cuales se encuentra el Sistema de Agua y Alcantarillado de Bagua, con problemas para la firma de contrato por deficiencias en el expediente técnico.
Asimismo, 22 proyectos de inversión en ejecución por continuidad, están paralizados por adicionales no aprobados a consecuencia de las deficiencias en los expedientes técnicos. Entre las obras paralizadas están las carreteras del Eje Vial Dos (Bagua – La Peca, Ñunya Temple –Lonya Grande y Naranjitos, Cajaruro) que se están partiendo y hundiendo, y el Mejoramiento de la trocha carrozable Pedro Ruiz – San Carlos, en Bongará.
Ante estas deficiencias, el GOREA está realizando las coordinaciones con los ejecutores de las obras paralizadas para lograr el reinicio en el menor plazo posible. Además, evalúa las paralizaciones y los adicionales de obra, las cuales deben tener el suficiente sustento técnico para su aprobación. El objetivo último es culminar dichas obras en el plazo más rápido.