Apoyo del sector privado impulsará el plan nacional de competitividad y productividad

Lima.- El Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la  Cámara de Comercio de Lima (CCL) exhortó al gobierno impulsar el Plan Nacional de Competitividad y Productividad (PNCP) con apoyo del sector privado a fin de iniciar al camino a las reformas trascendentales de mediano y largo plazo que conduzcan a recuperar las tasas de crecimiento de hace una década.

“Recuperar estas tasas de crecimiento son indispensables para incrementar el bienestar nacional y ser más temprano que tarde un país de primer mundo”, precisó César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP de CCL.  

Explicó que en las últimas décadas los gobiernos han repetido el compromiso de mantener los fundamentos macroeconómicos, a la vista de los buenos resultados que ubican al Perú como una economía estable y lo posicionan en el primer lugar del Índice de Competitividad Global (GCI por sus siglas en inglés) del 2018 y 2019.

No obstante, Peñaranda recordó que no ha existido un compromiso similar para retomar las reformas estructurales que produzcan una mejora de la productividad total de factores (PTF) que, según cifras de The Conference Board publicadas en abril del presente año, para el Perú en los años 2016, 2017 y 2018 creció a una tasa de 1,9%, -1,9% y 0,1%, respectivamente, es decir, con un crecimiento acumulado de apenas 0,06% los últimos tres años. 

“Sin mejoras importantes y sostenidas en el ranking de el World Economic Forum (WEF) es difícil esperar el correlato en el comportamiento de la PTF”, manifestó.  Según Peñaranda, la agenda pendiente está explícita entre los distintos pilares (12) del GCI 4.0 y los esfuerzos que se deben hacer para salir del estancamiento en el que se encuentra la economía peruana.

Los resultados del GCI4.0,  muestran que la principal fortaleza competitiva del Perú es la estabilidad macroeconómica, luego destaca la salud, tamaño del mercado y mercado de productos. Un análisis de los puntajes alcanzados en los 103 indicadores del GCI 4.0 muestran que se concretó mejoras en 51 indicadores, se retrocedió en 26, en 14 no hubo cambios y en los 12 restantes no se pudo realizar ninguna comparación.

CRECIMIENTO SOSTENIDO

Estos resultados respecto de la competitividad-productividad afectan sin duda la dinámica económica. Así, la proyección de crecimiento de la economía peruana para el cierre del 2019 ha sido revisada a la baja por diversos organismos nacionales e internacionales, es así que en su último informe el Fondo Monetario Internacional (FM) redujo la proyección del PBI de 3,5% a 2,6%.

En la misma línea, en el Reporte de Inflación del Banco Central de Reserva (BCR) de setiembre último, disminuyó el crecimiento potencial de Perú de un 6,3% entre los años 2007-2013 a 3,5% para el periodo 2014-2019.

Además, siendo esto lo más crítico, hoy el país tiene un menor potencial de crecimiento, casi la mitad del que tenía la década pasada. Esta menor tasa potencial anotó Peñaranda complica la necesidad de generar empleo e ingreso adecuado para aquellos que anualmente se incorporan al mercado de trabajo (alrededor de 270.000), reducir el subempleo y bajar los niveles de pobreza.