Adex: exportaciones se reactivarían con Medidas de urgencia a corto plazo

Lima.- El 2014 fue el tercer año de caída consecutiva de las exportaciones peruanas y marcó una tendencia decreciente, al que se sumaría este 2015 que también cerraría con una contracción de -6.8%. En ese sentido, se necesitan medidas cuyo impacto se vean en el corto plazo, y también otras de fondo que ayuden a revertir la pérdida de competitividad y que salvaguarden la capacidad exportadora del país, señaló Gastón Pacheco, presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX).

En conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por empresarios del sector, el líder empresarial realizó una serie de propuestas, las primeras de ellas a las que llamó medidas de urgencia como la derogación de la resolución que reduce el drawback a 4% este año y a 3% el próximo y por el contrario incrementarla en 8%.

Otras medidas de urgencia son establecer que la devolución, en virtud del procedimiento de restitución simplificada de derechos arancelarios, sea un ingreso no gravado que no debe dar lugar a la prorrata de gastos. También propuso simplificar el trámite para facilitar el acceso de las micro y pequeñas empresas a ese mecanismo.

En el tema tributario señaló que se requiere un Sistema de Recuperación Anticipada del IGV del saldo a favor del exportador y permitir la transferencia del ese saldo por conceptos de IGV e IR para que sea utilizado como crédito fiscal contra cualquier otro impuesto o contribución administrado por la Sunat.

En el aspecto financiero, consideró habilitar líneas de crédito especiales para el apoyo de empresas exportadoras con problemas financieros a raíz de la desaceleración. Además, crear un fondo crediticio especial para el fomento de las exportaciones con alta innovación y tecnología, mediante la mejora de la productividad, la diversificación de productos y el desarrollo de mercados.

Y respecto a los sobrecostos y competitividad, el presidente de ADEX solicitó elevar el límite del Exporta Fácil a US$ 10,000 para impulsar los despachos de la pequeña empresa; acelerar los procesos de identificación de sobrecostos implementados por el Produce dentro del Plan Nacional de Diversificación Productiva (PNDP).

También, establecer mesas de trabajo dentro del Consejo Nacional de Competitividad para que, con carácter de urgencia, resuelvan temas críticos como los sobrecostos logísticos generados por fallas en los mercados y en la normativa. Y revisar la normativa relacionada a la fiscalización laboral buscando prevenir prácticas que devienen en sobrecostos para las empresas.

Fortalecer la competitividad es prioridad
Un segundo tramo de medidas son las políticas para reducir la informalidad e incrementar la competitividad del país. “La informalidad es la mayor evidencia de la necesidad de reformas, especialmente en lo tributario y laboral, ya que afecta a la competitividad, la institucionalidad y el desarrollo del país y por tanto, reducirla debe ser prioridad”, manifestó.

Consideró que es necesario profundizar la reforma tributaria emprendida parcialmente para contar con mecanismos automáticos que incentiven la formalización e impulsen las decisiones de inversión, reinversión y exportación.

Asimismo, dijo que se debería emprender una reforma laboral que permita que el contrato laboral tenga fuerza de ley entre las partes; que elimine todo tipo de discriminación por tamaño de empresa o por tipo de trabajadores; y que incentive la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores preservando la competitividad de las empresas mediante incentivos tributarios.

El presidente del gremio exportador señaló que las exportaciones presentan una tendencia decreciente, ya que en el 2015 se completarían 4 años de contracción, con una variación de -6.8% en las exportaciones totales. Asimismo, 5 de los 9 sectores exportadores no tradicionales registran dos años de caída en sus ventas, y 25 de los 54 subsectores están en una situación crítica. Esta situación revela un problema estructural serio y limita las posibilidades de diversificación.

Indicó también que los resultados obtenidos en los últimos 4 años comprometen seriamente el crecimiento futuro del Perú, por cuanto se ha perdido el ritmo de crecimiento en todos los sectores.

Opinó que la actividad productiva se desaceleró de manera más pronunciada en el 2014, ya que la variación del PBI cambió de marzo a noviembre de 5.9% a 2.4%. “En promedio, cada punto porcentual menos en el PBI causa una reducción del empleo en 0.5% (75 mil puestos de trabajo menos). “Para dar empleo a 300 mil jóvenes que se incorporan a la fuerza laboral, el PBI debe crecer por lo menos en 4%”, indicó.