Acuerdo de Escazú ahora forma parte de la política anticorrupción del Perú

Lima.- La ministra del ambiente Fabiola Muñoz firmó en la sede de las Naciones Unidas el Acuerdo de Escazú, primer tratado en la región que fortalece los derechos de acceso a la información participación y justicia ambiental, y brinda protección a los defensores de derechos ambientales.

La ministra, en entrevista dada a enviados especiales de DAR, resaltó que el Acuerdo de Escazú puede contribuir con la gobernanza ambiental y a su vez fortalecer la lucha anticorrupción que el Ejecutivo viene trabajando. “Al tener acceso a la información puedes conocer cómo están ejecutando sus acciones los gobiernos, se puede hacer seguimiento pero esta tiene que ser entendible y así puedan participar todos, ahí el reto que tenemos”, sostuvo.

“Hacemos un llamado a los países no lo han firmado aún y a sus respectivos Congresos para su ratificación y pronta implementación”, añadió.

Cumplimos la meta

Catorce fueron los países que se comprometieron con el ambiente: Perú, Antigua y Barbuda, Santa Lucía, Costa Rica, Guyana, México, Panamá, Uruguay, Guatemala, Argentina, Ecuador, Brasil, República Dominicana y Haití. La segunda fase es que las legislaturas ratifiquen el Acuerdo para iniciar la implementación.

Aída Gamboa, especialista de DAR, señaló sobre la firma de este Acuerdo: “Es un primer paso para la democracia ambiental y para la gobernanza, que contribuirá a la mejor gestión de los recursos naturales en proyectos extractivos y de infraestructura. El acuerdo es fundamental para la protección de los defensores ambientales y del territorio, en especial de los pueblos indígenas que viven en la Amazonía, que son constantemente amenazados por proteger sus territorios. Además será fundamental para la fortalecer las acciones que viene haciendo el Estado peruano, como el Plan Nacional de Derechos Humanos y el Pacto Ambiental de Madre de Dios”.

Por su parte, Lizardo Cauper, presidente de la organización indígena Aidesep, precisó que desde las bases de Aidesep se fortalecerá y difundirá más este instrumento para exigir al Congreso que se firme, dada la actual conflictividad social en el país por los proyectos de inversión que afectan territorios indígenas.

La Asociación Civil DAR ha seguido este proceso desde el 2014. Como parte del Grupo Regional de organizaciones de sociedad civil que impulsó el Acuerdo de Escazú, a través del Mecanismo Público Regional, ha apoyado en la inclusión de artículos que eleven el estándar de protección de derechos ambientales, sumándose al trabajo conjunto de las organizaciones de la región. El Acuerdo de Escazú es una oportunidad fundamental para reducir los conflictos socio-ambientales que asolan la Región y lograr una verdadera gobernanza ambiental.