A mayor actividad exportadora de pymes menores brechas salariales y de capacitación: Drip Capital

Mexico.- De acuerdo con la empresa tecnológica de financiamiento, Drip Capital, en un periodo promedio de tres meses de financiamiento, obtenido por las Pequeñas y Medianas Empresas Exportadoras, PyMEX, mediante plataformas tecnológicas, el 90 por ciento de estas empresas logran cubrir la totalidad de sus facturas correspondientes a gastos operativos, lo que les permite mejorar salarios y procesos de formación de sus colaboradores, así como incrementar sus posibilidades de competitividad en el mercado internacional.

De igual forma, la empresa de financiamiento para PyMEX ha observado que, aun cuando este 90 por ciento de empresas que cuentan con el financiamiento de las Fintech, mantienen sus créditos con instituciones financieras tradicionales como la banca o las sofomes. “Estas empresas han explicado a Drip Capital que utilizan su financiamiento, generalmente, en inversiones de capital, por ejemplo, maquinaría o desarrollo de nuevos productos”, asegura Edmundo Montaño, Director General de Drip Capital.

Lo anterior hace eco con la Encuesta del Futuro de los Negocios de Facebook-OCDE-Banco Mundial del 2018, en la que se resalta que las PyMEX enfrentan desafíos para acceder a financiamiento para nuevas inversiones, información para profesionalizarse e incluso para mejorar sus habilidades y acceso a la tecnología. Dificultades que reducen su competitividad a nivel internacional, así como su capacidad para enfrentar costos comerciales.

Los resultados de esta encuesta apuntan que las principales barreras al comercio ubicadas por las PyMEX son: encontrar socios comerciales (63%); limitaciones de acceso al mercado (41%); regulaciones en otros países (38%); regulaciones aduaneras (35%); brecha lingüística y/o cultural (33%); asegurar financiación a exportaciones (31%); alternativas deficientes de pago para vender en línea (29%); gran distancia geográfica del país de origen (26%); y mala conexión a internet para vender en línea (18%).

A este respecto la empresa de financiamiento de PyMEX ubica que los principales retos a los que se enfrentan las PyMEX son: a) la volatilidad de sus flujos de efectivo, lo que causa que no puedan predecir si van a tener suficiente dinero para pagar gastos operativos como la nómina y a proveedores; b) falta de capital para crecer y reinvertir en el negocio; c) encontrar nuevos compradores. A todas estas se suma una nueva preocupación: la incertidumbre ante guerras comerciales y políticas públicas de comercio internacional y hasta políticas públicas domésticas.

Según la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE) 2018, el 55.1 por ciento de las PyMEs en México imparten capacitación a su personal, mientras que sólo el 14.2 por ciento de las Micro Pequeñas y Medianas Empresas lo hacen. De estas últimas se ubicó en la encuesta que ante diversos temores y complicaciones el 22.5 por ciento desean no crecer, frente a un 77.5 por ciento que sí lo buscan

El directivo de Drip Capital explica que hay casos como las empresas exportadoras de agroproductos, que en su mayoría son comercializadoras, sin muchos activos que puedan utilizar como colaterales, o bienes en garantía, al solicitar créditos bancarios. Para estas empresas el esquema de factoraje se vuelve una herramienta esencial para financiarse, dado que se convierte en su única fuente para fondear su capital de trabajo.

Edmundo Montaño abunda en el tema al mencionar que las empresas exportadoras de alimentos procesados, manufactura y automotrices suelen tener plantas y mucha inversión en infraestructura. Este hecho hace importante para estas empresas liberar su flujo de capital y sus créditos para invertir en el desarrollo de sus operaciones y nuevos productos.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), mientras más empresas exporten sus productos, se tendrá una reducción de brechas como la salarial y de capacitación de personal, así como de adquisición de nuevas tecnologías e innovación en productos, entre las PyMEX y las grandes empresas.

Entre los países de la OCDE, México tiene el porcentaje más bajo de actividad exportadora entre sus PyMEs y al mismo tiempo, también posee la brecha salarial más grande entre pequeñas y grandes empresas. A pesar de que solo el 15 por ciento de las exportaciones totales, al considerar la cadena de valor completa, representan 30% del valor agregado total de las exportaciones. Es decir, estas empresas forman parte de la cadena de valor exportadora como proveedores de otras empresas más grandes.

“Promover que las PyMEs exporten contribuirá a reducir la brecha salarial y de formación entre las empresas al tiempo que les permitirá ser más competitivas a nivel nacional e internacional. Para ello sus líderes deben acercarse a información disponible sobre profesionalización, esquemas amigables de financiamiento y de formación de personal, los cuales están disponibles en dependencias de gobierno instituciones educativas y plataformas digitales”, finaliza Montaño.

A nivel salarial, la OCDE resalta que la remuneración promedio por trabajador en las economías de la Organización es significativamente menor cuanto más pequeña es la empresa, con niveles de remuneración, incluso en empresas medianas, alrededor de un 20% más bajas que en empresas grandes.